La dinoguardería se ubicaba en el Ártico, aseguran expertos

(LeMexico) – El asombroso descubrimiento de dientes de dinosaurios bebé de diferentes especies, huevos sin eclosionar y los restos de una sola madre, hacen pensar que esta zona era una guardería cretácica.

En el Ártico, desde las nevadas del periodo Cretácico tardío en el Polo Norte, hallaron los restos de una madre adoptiva que se cree, cuidó en varias ocasiones a dinosaurios recién nacidos. Se encargó de proveerles de un nido común calientito para protegerles del frio y las condiciones extremas. Es lo que sugiere el descubrimiento en el Círculo Polar Ártico, que desmitifica en primera instancia que los dinosaurios no estuvieran cerca de los polos del planeta. Hubo una algunas especies que se adaptaron al clima de estos sitios.

Esta serie de depósitos de huevos que no llegaron a eclosionar y dientes de dinosaurios bebé han hecho creer a los paleontólogos que estos depósitos de restos fósiles fueron en su momento una especie de guardería de dinosaurios. El estudio se publicó en Current Biology, muestra la posibilidad de que hace 70 millones de años, dinosaurios del Ártico soportaron los cero grados y encontraron su hogar en las dunas de nieve, pese a la escasez de alimentos y la poca luz que hay, sobre todo en el invierno de Alaska. La adaptación a estas condiciones les ayudó a su supervivencia por milenios.

Los pequeños huesos fueron encontrados en las laderas de Prince Creek, bajo una capa congelada de materiales fósiles, los descongelaron con la ayuda del sol para así poderlos trasladar al laboratorio donde se dieron cuenta de que no eran fragmentos de hueso, sino microfósiles. Poco se conoce de la vida en retoño de los dinosaurios, pues los paleontólogos se especializan y dedican mayor esfuerzo a estudiar las grandes especies. Es por ello que este hallazgo es de vital importancia para la comunidad científica.

En este yacimiento de huesitos hay 7 diferentes especies, destacando tiranosaurios, hadrasaurios pico de pato, ceratopsianos con cabeza de cresta. Algunos dinosauritos eran ya algo jóvenes y otros ni siquiera habían salido del huevo. Hay una gran diversidad de restos para estudiar.

Los cuestionamientos que ahora abordan los expertos son si estas manadas o grupos de dinosaurios permanecían ahí durante todas las estaciones o emigraban en invierno. ¿O acaso hibernaban? Faltan años para que paleontólogos, arqueólogos y expertos puedan hacer una idea concreta del comportamiento o las causas de la existencia de esta guardería prehistórica, de las razones por las que se dio esta convivencia de pequeñas crías compartiendo espacio. Sin embargo, esta evidencia de dinosaurios lejos de los trópicos es única, nunca antes se había dado y, gracias o por desgracia del descongelamiento de los polos, se vuelve más factible que se encuentren más restos animales y de todo tipo.

Visita También
Close
Back to top button