El papel de la mujer en el México Contemporáneo 1/3

Contexto Histórico

Considero que el primer tratamiento del papel de la mujer en la sociedad se dio a través de Marie Gouze, o mejor conocida como Olympe de Gouges, quien en 1791 -dos años después de la Revolución Francesa y de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre y del Ciudadano-, redactó la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana.

Por su importancia transcribiré algunos artículos de la Declaración de Gouges,  los cuales reflejan la relevancia del documento y la visualización de la mujer en igualdad de condiciones con respecto del hombre:

  • ARTÍCULO PRIMERO. La mujer nace libre y permanece igual al hombre en derechos, Las distinciones sociales sólo pueden estar fundadas en la utilidad común.
  • ARTÍCULO SEGUNDO. El objetivo de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles de la Mujer y del Hombre; estos derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y, sobre todo, la resistencia a la opresión.
  • ARTÍCULO TERCERO El principio de toda soberanía reside esencialmente en la Nación que no es más que la reunión de la Mujer y el Hombre: ningún cuerpo, ningún individuo, puede ejercer autoridad que no emane de ellos.
  • ARTÍCULO SEXTO. La ley debe ser la expresión de la voluntad general; todas las Ciudadanas y Ciudadanos deben participar en su formación personalmente o por medio de sus representantes. Debe ser la misma para todos; todas las ciudadanas y todos los ciudadanos, por ser iguales a sus ojos, deben ser igualmente admisibles a todas las dignidades, puestos y empleos públicos, según sus capacidades y sin más distinción que la de sus virtudes y sus talentos.
  • ARTÍCULO DECIMOSEGUNDO La garantía de los derechos de la mujer y de la ciudadana implica una utilidad mayor; esta garantía debe ser instituida para ventaja de todos y no para utilidad particular de aquellas a quienes es confiada.
  • EPÍLOGO
    Mujer, despierta; el rebato de la razón se hace oír en todo el universo; reconoce tus derechos. El potente imperio de la naturaleza ha dejado de estar rodeado de prejuicios, fanatismo, superstición y mentiras. La antorcha de la verdad ha disipado todas las nubes de la necedad y la usurpación. El hombre esclavo ha redoblado sus fuerzas y ha necesitado apelar a las tuyas para romper sus cadenas. Pero una vez en libertad, ha sido injusto con su compañera. ¡Oh, mujeres! ¡Mujeres! ¿Cuándo dejaréis de estar ciegas? ¿Qué ventajas habéis obtenido de la revolución? Un desprecio más marcado, un desdén más visible. […] Cualesquiera sean los obstáculos que os opongan, podéis superarlos; os basta con desearlo.

Esta Declaración de Olympe de Gouges, fue una contraposición de la Declaración de 1789 aprobada por la Asamblea Nacional de Francia, la cual dejaba a un lado a la mujer y la consideraba como un ser inferior respecto del hombre.

A pesar de que los ideales de Gouges ponían a la mujer en igualdad de condiciones y de oportunidades políticas, económicas y sociales, no tuvieron la relevancia e impacto que ella esperaba, debido a que la sociedad, en aquél entonces, se inclinaba por el papel del hombre como centro del todo. Es así que por su ideología es guillotinada en 1793.

Vemos como han pasado 229 años de aquel suceso y todavía se discute en muchos países, incluyendo el nuestro, sobre el papel que debe desempeñar la mujer en la sociedad en todos los ámbitos.

Recordemos por ejemplo que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos vigente, en 1917 fue redactada por puros legisladores hombres. Es decir, no contaba con esa perspectiva de género que vislumbraba Gouges poco más de cien años antes.

En la siguiente semana, abordaré lo que durante el siglo XX tuvo que pasar para que la mujer fuera teniendo un papel preponderante, no sólo como ciudadana, sino de acceso al poder y por supuesto dentro del ámbito familiar.

Con información de:

Visita También
Close
Back to top button