Teconomía, reducción de mano de obra barata en la nueva economía mundial

El desarrollo de la pandemia por COVID-19, pareció darnos un primer vistazo de lo que se espera que pase en unos años a nivel laboral. Este brote ha dado un paso hacía la aceleración de la economía digital en el plano mundial. Se da en un momento en donde la tecnología ya estaba en un punto muy desarrollado, pero logra impulsarla para agilizar la tendencia hacia una producción que sea más localizada y con esto se logre reducir las restricciones laborales, según la firma prestadora de servicios financieros UBS.

La cadena de suministros a nivel mundial se ha visto afectada por los protocolos que han llevado los distintos gobiernos para contener la pandemia. También, por los años de tensiones comerciales entre Estados Unidos y China. Esto ha ido provocando que el trabajador ya no vaya hacia la empresa, sino más bien que la empresa se acerque al trabajador para que se logre una producción desde los hogares.

Lastimosamente en este punto, a pesar de que los trabajadores tendrán más comodidad si se llega a lograr este objetivo, muchos otros perderán su empleo porque estos procesos de avance tecnológico reducirán la necesidad de mano de obra barata. Esta nueva localización en la producción consistiría en cambiar grandes cantidades de mano de obra poco calificada por un aumento en el volumen de mano de obra semicalificada o altamente calificada.

Esta nueva forma en que la tecnología y las fuerzas económicas se mezclan en la modernidad se denomina como teconomía y está cambiando la forma en que las personas se desarrollan en el campo laboral. La digitalización hará que la economía global logre objetivos que antes no se imaginaban y dará como resultados que se pierdan del 10 al 15 por ciento de los empleos totales. Además dará un gran cambio de cómo el entretenimiento, las finanzas, las tierras e incluso la producción de comida funcionan.

Back to top button