China cada vez más cerca de abandonar el papel moneda

El creciente uso de pagos a través del celular y mediante la aplicación de código QR ha dado como resultado que esta nueva modalidad se convierta en la forma de pago principal en China. Desde el año 2018 ya se permitía que el 83 por ciento de las transacciones totales dentro de la zona urbana se realizaran de esta forma, proyectando que para este año las operaciones con papel moneda se reduzcan de una forma más notable, haciendo que estas sean solamente un porcentaje mínimo en las operaciones totales.

Gracias a la gran presencia de los pagos a través de medios electrónicos, el Banco Popular de China se ha convertido en el primero del mundo a mirar hacia nuevos horizontes. Esto, anunciando en fechas pasadas que iba a instaurar una divisa digital soberana basada en “blockchain”, pero esta aplicación no fue por mera comodidad, sino que busca rastrear todas las operaciones realizadas con esta nueva divisa digital. Con esto, al Gobierno chino se le adjudicaría un control y supervisión sobre la mayoría de las operaciones que se realicen en su sistema financiero.

Este proyecto antes mencionado ya se empezó a aplicar dentro de Shenzhen, que se denomina el Silicon Valley de China, teniendo grandes resultados y el apoyo de empresas tanto chinas como internacionales. En la ciudad de Suzhou, el gobierno decidió apoyar la mitad de los subsidios de transporte de los funcionarios en la nueva divisa digital, en la ciudad de Xiong’an, McDonald’s y Subway ya decretaron que aceptaran su uso. Todos estos esfuerzos por parte del gobierno y algunas empresas son para que el proyecto ya tenga la fortaleza necesaria para poder ser utilizable óptimamente en los Juegos Olímpicos de Invierno que serán en Pekín y se celebrarán en 2022.

A pesar de que muchas naciones como Japón también se han planteado instaurar una criptomoneda, China tiene todas las condiciones necesarias para que esto funcione Si logra que este proyecto funcione en la forma esperada, el dólar estadounidense tendría un verdadero golpe, ya que podría perder su lugar como moneda hegemónica. Lo anterior, peligrando no sólo su posición como líder del mundo, sino también China tendría toda la información de las transacciones alrededor del mundo que utilicen su nueva moneda.

Back to top button