¿Teme la oposición el efecto Hugo López-Gatell?

El doctor Hugo López-Gatell es en este momento una figura clave para la elección del 2021 en puestos de alcaldías, gubernaturas y escaños locales para la diputación. El efecto López-Gatell ha traído al gobierno federal y a su partido una serie de aciertos que permiten vislumbrar cierta estabilidad política, al menos en dos años. Sin embargo, esto no es bien visto por aquellos que siempre han ganado elecciones a partir de insultar, humillar y disminuir intencionalmente el efecto positivo de una acción de cuidado de la salud. López-Gatell, dentro de la salud pública y por ende del gobierno de López Obrador, representa un peligro para la elección en el 2021 para el PRI, PAN y Movimiento Ciudadano.

El afán de la oposición es crear insidias sin ninguna ética, a pesar de que las pruebas muestren que el doctor Hugo López-Gatell realiza su trabajo con pocos recursos económicos, como se encuentra la Secretaría de Salud y con resultados matemáticos eficientes, no por la cantidad de muertes, sino por la disminución en los contagios. Indudablemente esto es un gran acierto.

Para la oposición, toda la energía se debe concentrar en disminuir la importancia del Dr. Hugo López-Gatell en la conciencia pública. Esto porque dejaría atrás cualquier pretensión del ya lastimado Partido Acción Nacional, así como de la burocracia priista en una posición de desamparo y quizá de posible extinción política. El efecto López-Gatell, está creando las más mezquinas y oscuras insidias contra un científico, no un político. Eso demuestra cómo la cultura retrógrada de nuestro país que vislumbra que aquel que destaca en medio de la crisis tiene que ser bajado de su pedestal, aunque su efectividad sea muy alta. El Progreso de nuestro país es así.

La mezquindad de los partidos de oposición, atendiendo a las causas políticas de los empresarios quejumbrosos que se han visto desplazados del escenario político y se han puesto a la defensiva utilizan a figuras como la panista Alejandra Reynoso. La famosa “Wera” (sic) Reynoso, que escribe en Twitter, denunció el día de hoy lo siguiente: “El doctor @HLGatell: no sólo evadió todas las preguntas que le hice, también fue misógino. Hubiera sido bueno que además de sus groserías, responder alguna de las preguntas que le hice y que representan las dudas de millones de mexicanos. Aquí su respuesta.” Y muestra el video donde Hugo López-Gatell, categórico, responde los cuestionamientos políticos que le hace la senadora sin entrar en el tema científico, sino especulando a partir de las ideologías:

“Usted, posiblemente, no lo asumo, lo tomó nada más como una posibilidad, tiene poca familiaridad con el tema de la salud, la salud en general, dado que su campo de experiencia institucional está en las ciencias de la comunicación y las relaciones exteriores, según tengo entendido. Le digo esto, es porque usted no está para saberlo y es común, existen en la fisiología humana una serie de funciones que les llamamos las funciones vitales superiores. Incluyen, entre otras, no en todas funciones ejecutivas, el razonamiento, el pensamiento, la conciencia del lenguaje, la memoria y el aprendizaje y también la atención. La atención generalmente aparece al inicio de la lista no sólo porque aparece con a (…) sino porque del condicionamiento la atención derivan la efectividad del desarrollo o ejecución de las otras funciones. No está diciendo que que no ponga atención o carezca de las otras funciones, estoy diciendo que por alguna razón, voluntaria o involuntaria, usted prefiere no poner atención a ciertos elementos, quizás se le priva de la oportunidad de expresar las otras funciones, por más que estas estén presentes”.

En este fragmento se resume una actitud general, un clima de odio, que han propiciado la mayoría de los políticos que quieren ganar una elección sin el mayor esfuerzo. Pensemos también en partidos que viven pegados a sus homólogos, gigantescos como Movimiento Ciudadano o aquellos partidos que representan los intereses del grupo de poder y empresarial como el PAN. En absoluto, se desacredita o se agrede a la senadora del PAN autodenominada la “Wera”. En resumen, el doctor especificó que la atención no había sido puesta por la senadora hacia el resumen técnico que había hecho eventualmente el epidemiólogo.

Es triste de ver, no por el afán de defender un partido, que no me interesa, ya que no soy partidario de Morena y tampoco de ninguna corriente, como la elevación de un individuo a partir de sus aciertos puede ser vituperada, boicoteada y mal vista por ciertos sectores políticos. Aunque esta figura emblemática, como es ahora el Dr. López-Gatell sólo esté defendiendo términos científicos y resultados de una serie de tomas de decisiones. Ni siquiera, el doctor Gatell ha manifestado una postura política clara y no ha expuesto un tipo de interés político alguno.

El temor que ronda los círculos políticos de la oposición es que “el efecto López-Gatell” en la ciudadanía los lleve a fracasar en las urnas en el 2021. Todo ello producto de su holgazanería política, ya que acostumbrados a ganar a través de las críticas al poder en turno, a veces bajas a veces turbias, e incluso, llenas de odio, los cargos que ni siquiera han trabajado en las candidaturas estarán en juego el siguiente año. Esto, ya que la ciudadanía ni siquiera se identifica con sus causas políticas. Hacen del pueblo un botín político porque el pueblo sólo se deja guiar por las emociones.

Los políticos son especialistas en pescar cualquier descontento y convertirlo en una causa por la cual luchar, sin ningún tipo de miramientos éticos, pasando por encima incluso de los muertos que la población en México está viviendo en este momento.

Sí. La noche más negra de la pandemia la estamos viviendo ahora y no podemos exceptuarnos de este devenir mundial que es la epidemia por SARS-CoV–2. Si exigiéramos que éticamente se silenciaran los opositores al gobierno federal en crisis, no por una tregua como de forma pacífica manifestó el presidente López Obrador, sino a través de una ley donde en circunstancias aciagas, con una crisis en mitad de su desenlace, tengamos que vivir con estas voces nefastas de políticos en mitad del luto nacional que materializan el descontento de la población, sin haber hecho absolutamente nada, sólo hablar mal del gobierno en turno.

Semejantes acciones como las de la senadora Reynoso o como el exsenador Javier Lozano que sin ningún rasgo de respeto a la investidura se atreve a denominar al Presidente como “el cacas” y publica en sus cuentas de Twitter una serie de improperios. Lamentablemente, la sociedad no se atreve a enfrentar a una persona que mezcla asuntos de la política con beneficios personales.

La ley debería de tipificar, por otro lado, que no existan en “estado de emergencia” ningún tipo de acciones políticas ni de ataques a figuras públicas representativas, puesto que en las circunstancias como las que nos encontramos con 3,463 contagios por día, 15,595 activos confirmados y 8,597 defunciones, no podríamos ahorrarnos toda esta politiquería que sólo enrarece este ambiente de muerte y que la oposición no tiene respeto ni duelo por las personas que han muerto.

Sus intereses en la elección del próximo año son superiores a cualquier tipo de dolor ajeno. Su consigna pública: Destruyan los aciertos de nuestros adversarios, eso nos hará ver como una mejor opción. Ahora es el Dr. López-Gatell que es un peligro para regresar a la contienda política, después de que el gobierno federal termine su encargo.

Lo único cierto es que a ellos no les interesa la gente y ahora lo sabemos.

Visita También
Close
Back to top button