Reserva Federal y sus retos a vencer

“No hay nada como un reto para sacar lo mejor de un hombre.”
-Sir Sean Connery

Este miércoles, la Reserva Federal de los Estados Unidos pidió mantener sus tasas de interés cercanas a 0%. Esta petición se extenderá hasta que la economía americana pueda recuperar niveles propicios de empleo, entendiéndose como una medida fuerte en contra del coronavirus y como una defensa clara en contra de los efectos que está dejando.

También, indicó que, en este nuevo escenario mundial, los precios se mantienen bajos por la reducida demanda y unos precios “significativamente menores del petróleo”, los cuales, si recordamos, están teniendo su peor nivel desde hace mucho tiempo, a tal grado que este mes por primera vez en la historia presenciamos precios negativos en estos.

Panorama turbio

El ambiente no es claro y con una crisis de salud pública que se acentúa de forma acelerada y genera las condiciones para tener la recesión más devastadora de las últimas décadas, tener bajos niveles de empleo e inflación pronosticados para corto plazo, sólo teje la estructura para que las perspectivas económicas a mediano plazo se empeoren.

Podemos observar retos vistos anteriormente como lo es el desempleo y la deflación, sólo que esta vez se muestran bajo un nuevo entorno. Las maniobras que se planten para mitigar en la mejor medida estos problemas deben de ser precisas, concisas y realizables. Ayer, con el discurso de la Reserva Federal podemos ver el compromiso en el uso de cualquier tipo de herramientas para preservar la fuerza en la economía estadounidense, que si bien, es cierto que tiene un crecimiento negativo en su PIB para este trimestre, las decisiones que se estructuran hoy decidirán que rumbo tomará el futuro.

Cabe mencionar que la Fed ya había recortado su tasa a comienzos de marzo, este recorte se dio cuando las preocupaciones por el coronavirus todavía no se acentuaban, es decir, ya se tenía en mente que la tendencia tuviese una dirección a la baja. Esta tendencia se puede explicar, porque a nivel global se presentaba una desaceleración del producto, lo que nos pone en una situación en la que, si antes nos encontrábamos en bajada, ahora es como si nos deslizáramos por una resbaladilla.

Medidas y recuperación del peso

Las medidas adicionales que adopta la Reserva Federal también serán la compra de bonos soberanos y de cédulas hipotecarias. Esta tendencia se une a la que se ha adoptado desde el mes anterior, en donde se presenció como la Fed está buscando comprar cantidades ilimitadas de bonos del Tesoro, así como de títulos de hipotecas, teniendo como objetivo prioritario estabilizar la situación en los mercados. Ante estas medidas cada vez más inusuales se pudiera pensar que en algún punto a mediano plazo las tasas de interés se volvieran negativas, como es el caso en algunas partes de Europa.

Ayer, después de que se tomara esta decisión en la cual se anunció que las tasas de interés se mantendrían cercanas a 0%, nuestra divisa nacional presentó una ganancia por tercer día consecutivo, esto se entiende dado que en la sesión informativa de la Reserva Federal, a pesar de presentar todas las herramientas mencionadas anteriormente, los mercados internacionales se quedaron con un sabor de inconformidad, ya que aunque el discurso fue de compromiso para estar a la altura de la situación, no modificó su política monetaria, teniendo un claro ejemplo, que valemos más por lo que hacemosque por lo que decimos.

Esta decisión de no modificar las tasas de interés y mantener su política monetaria intacta en un momento donde todos los inversionistas estaban esperando a que sí lo hiciesen, dio como resultado que la fortaleza del dólar frente a las demás divisas cayese, dándole a nuestra moneda una recuperación de 1.70%, con lo que cerraríamos con 23.87 unidades por dólar.

Teniendo en cuenta que estos movimientos son por cuestiones en los índices, tenemos que plantear que poco durará esta recuperación del peso, ya que diversas proyecciones lo sitúan por arriba de los 24 pesos por dólar a finales del año. Entendiendo esto, se tiene que esperar que los encargados de la política fiscal y monetaria en nuestro país construyan una base sólida que permita una estructura más fuerte para enfrentar la crisis que se avecina y de la cual ya vemos pequeños rasgos.

Back to top button