México se retira de la mesa de negociaciones de la OPEP

La reunión virtual que México sostuvo con la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados se extendió por poco más de nueve horas. Esto debido a que la Secretaria de Energía, Rocío Nahle, consultó en todo momento al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) sobre las decisiones que habría de tomar en relación con los recortes de producción de crudo de 400 mdbpd (millones de barriles por día) que le solicitaban a México.

Justamente, la reunión guardaba el objetivo de reducir la producción de petróleo y evitar que bajara su precio para que, de frente a la emergencia por COVID-19, el precio del petróleo no continuara cayendo. Sin embargo, la negativa y dilación por parte del gobierno mexicano se debió a que la solicitud de la OPEP contrasta con los objetivos de su administración en materia energética: México fue el único país que no estuvo de acuerdo y que, además, se retiró de la reunión de los ministros de la Organización.

Sin embargo, y conforme avanzó el día, Nahle propuso recortar la plataforma de producción de México a partir de lo proyectado de 1.9 millones de barriles diarios y no desde su producción actual, 1.75 millones de barriles, lo cual fue inaceptable para el resto de los países productores.

Abhi Rajendran, de la firma consultora ARaj-Energy, sostuvo que la posición de México es absurda. «Quieren mostrar que Pemex aumentara la producción a las refinerías locales. Esos refinadores funcionan con 40-50% el año pasado y son una broma total», expresó.

La OPEP lanzó una sugerencia que a México no le gustó y así lo manifestó, pues rechazó implementar esta estrategia. Pero no fue la única nación en externar su desaprobación con la medida, pues Rusia no accedió a dejar de producir 10 millones de barriles diarios de petróleo.

La intención del acuerdo es que la tierra azteca recorte su producción en 400 mil barriles diarios, hecho que alarmó a algunos analistas como Amena Bakr, ex corresponsal de energía de Reuters, quien señaló la negativa mexicana como una mala decisión.

Finalmente, la reducción del crudo implicaría modificar el proyecto de rescate de Pemex, empresa que sigue con grandes pérdidas y calificaciones basura del valor de sus bonos. Según la información que maneja Daniel Rodríguez, Editor de Mercado de Combustibles de México para el grupo Oil Price Info Svc, presentó documentos oficiales que hablan de la pérdida de 80 mil millones de la paraestatal sólo en el periodo de enero y febrero, sin incluir gastos de inversión y advierte que será más complicado por la pérdida de hasta el 81% del valor de la mezcla mexicana durante el mes de marzo.

Back to top button