En México sí leemos

(LeMexico) – Durante muchos años, en más de algún medio de comunicación escuchamos que México no es un país de lectores.

Hemos sido testigos de más de una campaña en donde se pretende fomentar y promover la lectura en los ciudadanos y los resultados de estudios e investigaciones sólo nos hacían llegar a la conclusión de que el camino recorrido es errado, pues informaban la noticia lamentable: México no lee.

Las políticas públicas y en específico, aquellas encaminadas a la educación, iban enfocadas a que los alumnos aprendieran a leer, lograran tener una dicción correcta al hacerlo y fueran capaces de articular una lectura fluida. De esta forma, dejaban completamente de lado el emplear la lectura en situaciones de la vida cotidiana. La verdadera función de la lectura se dejó de lado y la prioridad de docentes y alumnos dio un giro. Así, teníamos a estudiantes que crecieron con la idea de que, mientras más palabras leyeran por minuto su habilidad lectora estaría más cercana al ideal.

Se dejó a un lado la relevancia que tiene el emplear la lectura como una herramienta que puede ser de utilidad en distintos ámbitos de la vida. Los resultados de investigaciones daban a conocer que el número de analfabetas disminuía, pero al hablar de analfabetas funcionales las cosas cambiaron pues en las últimas décadas. Se registró un aumento de personas que saben leer pero que no practican la lectura que, a pesar de saber leer, difícilmente dedican tiempo a leer algún libro, a escribir y definitivamente, no son capaces de emplear la lectura ni la escritura en actividades de la vida diaria en donde estas herramientas son necesarias.

Definitivamente, las cifras publicadas recientemente dan a conocer que si hablamos a nivel nacional, aún hay muchas personas que no leen, pero el día de hoy hay esperanza, pues según información publicada por el Inegi (Instituto nacional de Estadística y Geografía) en el último año el número de lectores aumentó. Una de las principales razones de este aumento es la pandemia de COVID-19. Esta causó que muchas personas tuvieran que quedarse en casa y una actividad que decidieron comenzar fue el leer.

A causa de la pandemia, no es posible visitar bibliotecas ni librerías como se solía hacer, pero esto no ha sido un impedimento para que los lectores tengan acceso a libros, pues las cifras revelan que la demanda de libros digitales aumentó el doble en este año. Entre los materiales de consulta más adquiridos de forma digital se encuentran revistas y periódicos. Las cifras del Inegi informaron que del total de alfabetos funcionales, el 71.6% mencionó que lee libros de forma física digital.

El aumento del año pasado a este fue de 41.1% a 43%. La población consultada informó que consultan distintos medios de internet para enterarse de las noticias del país, además, informaron que han comenzado a llevar a cabo consultas digitales a causa de la pandemia. Los datos revelaron que el 21.3% de las lecturas son de forma digital y el 73.9% en libros físicos.

Visita También
Close
Back to top button