COVID-19, la moderna e insólita enfermedad de transmisión sexual

Actualmente, se conocen aproximadamente 20 infecciones diferentes que se transmiten por contacto sexual. Las ETS se propagan predominantemente por contacto sexual, incluidos el sexo vaginal, anal y oral. Algunas se pueden transmitir también por otras vías, como la sangre y los hemoderivados. Más allá del efecto inmediato de la infección, las ETS pueden tener consecuencias graves.

La preocupación o auge de las ETS, se vincula con en el nuevo hallazgo de investigadores chinos que analizaron el esperma de hombres infectados con COVID-19, encontrando que una mínima parte de ellos tenían el nuevo coronavirus en su semen.

Precedentemente, se había estipulado que el COVID-19 no era una infección de transmisión sexual. Sin embargo, se destacó y subrayó que el contagio podría realizarse cuando alguien que tiene el virus tose, estornuda o exhala, asimismo; por medio de la saliva o escurrimiento nasal. Lamentablemente, se abre una diminuta posibilidad de que la enfermedad pueda ser transmitida sexualmente

Un estudio, realizado por médicos del Hospital Municipal de Shangqiu en China a 38 hombres hospitalizados con la enfermedad, encontró que seis de ellos o el 16% resultaron positivos para el SARS-CoV-2 en su semen.

La falta de formación del personal sanitario y el arraigado estigma generalizado en torno a las ETS siguen dificultando las vías de prevención y atención.

Allan Pacey, profesor de andrología de la Universidad de Sheffield de Gran Bretaña, declaró: “No debería sorprendernos si el virus que causa el covid-19 se encuentra en el semen de algunos hombres, ya que esto se ha demostrado con muchos otros virus como el ébola y el zika”.

La mejor manera de prevenir el COVID-19 es tratar de evitar tener contacto físico cercano -incluyendo sexo- con alguien que no vive contigo.

Visita También
Close
Back to top button