Aunque el presidente asegura que están todos los permisos del tren Maya, las obras empezaron sin los MIA y los tramos 5, 6 y 7 continúan sin ellos

(LeMexico) – La semana pasada, López Obrador aseguró, como parte de “sus otros datos,” que su proyecto del tren Maya cuenta con todos los permisos y MIA correspondientes. La realidad es que, sin apegarse a la ley, empezaron las construcciones de algunos tramos sin permisos y estudios correspondientes.

El jueves pasado, Andrés Manuel López Obrador, en su conferencia diaria desde Palacio Nacional, habló del su polémico tren Maya y, hablando por hablar o con respaldo de sus otros datos, aseguró ante la prensa nacional que este proyecto cuenta con todos los permisos de impacto ambiental, los inamovibles para cualquier proyecto, Manifiesto de Impacto Ambiental o por sus siglas, MIA. Además, según él, cuentan con el trazado oficial de todos los tramos, cuando la realidad es que tampoco eso está definido.

De acuerdo a la investigación de Proceso, en el sitio oficial del tren, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo solo ha proporcionado dos documentos MIA en modalidad regional de los tramos 1 al 4, los tramos menos complicados, pues la mayoría pasa en gran parte por vías de tren ya existentes. De cualquier manera, es extraña la informalidad ante un proyecto de esta índole y del gobierno de una nación que a la perfección sabe que cualquier proyecto tiene que presentar los MIA, sin excepciones. ¿Al no proporcionarlos al inicio de las operaciones, quiere decir que AMLO está por encima de la ley?

La Auditoría Superior de la Federación indicó desde febrero de este año que, en la auditoria del año 2020 a este proyecto, hallaron inconsistencias, en el desconocimiento por parte de Fonatur y las entidades encargadas de preservar nuestros recursos naturales, así como la manera en que los responsables de este proyecto se harían cargo de mitigar el daño y afectaciones que la obra cause. Ni siquiera se puede partir de lo más básico que es que el proyecto mismo defina lo que implica “región afectada”, esto deja a la ambigüedad permitir una destrucción masiva o la tala de un par de árboles.

Tambien la ASF señaló desde 2020 que, en 2019, Fonatur lanzó contrataciones multimillonarias sin contar con los MIA, con referencia a la flora, fauna, paisaje y medio socioeconómico de la fase 1 de este proyecto, ni estudio alguno de factibilidad ambiental. ¿Como puedes contratar o pedir que trabajen en algo que no sabes aun ni siquiera qué es lo que quieres? ¿Es el reflejo crudo y real de toda la sociedad mexicana? ¿Así es como nos regimos y trabajamos? Pareciera que sí.

Del tramo 5 norte al 7 están a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional. Mientras que el tramo 5 sur está a cargo de Grupo México de Germán Larrea Mota Velasco. La falta de planeación en el tramo 5 ha sufrido varios cambios de ruta, aún está a la espera de un trazo definitivo, contrario a lo que el presidente asegura.

Obrador explicó el lunes de la semana pasada que algunas secciones del tramo 5 serán elevados para no dañar los cenotes y cuevas subterráneas que hay en la región. De cualquier forma, se tiene que perforar y cimentar en el suelo kárstico, abundante en el sur del país y sobre las cavernas.

Sería excelente que López Obrador diera un poco de tranquilidad a todos los mexicanos que estamos en desacuerdo con su obra y que, por primera vez, mostrara que los otros datos son reales, trayendo a sus conferencias mañaneras los permisos que el asegura tener, los MIA y todos los estudios para darle esa seguridad al pueblo mexicano. De lo contrario #NoAlTrenMaya

Visita También
Close
Back to top button