¿Qué le espera a las bolsas mundiales para el siguiente año?

(LeMexico) – Según los analistas, las sorpresas pueden seguir el siguiente año y, aunque no hay nada claro, sí dejan por sentado los factores a considerar para dar un pronóstico acertado.

Para Bloomberg, el año entrante será igual de impredecible que el 2021, pero lo que sus expertos dejan claro es que hay ciertos factores que conviene tener en cuenta. Uno de ellos el desenvolvimiento de esta nueva cepa descubierta que ha alertado a todo el mundo.

Roman Boscher, director global de inversiones en Fidelity International, no considera del todo estable la situación actual, pues, aunque el virus ya es endémico y más predecible, las restricciones y acciones de los Gobiernos pueden tener giros muy inesperados, obstaculizando el crecimiento económico.

“Si desapareciera el coronavirus, de todos modos afectaría la dirección de los mercados bursátiles porque dejaría muchos motivos para la estimulación fiscal y monetaria, que han sido importantes impulsores del mercado”.

Otro factor a considerar es la presión sobre los precios, “las acciones son sólo una protección contra la inflación hasta cierto punto“, afirma Florian Ielpo, Director de macro y multiactivos de Lombard Odier. Si todo aumenta y no se controla la inflación, llevará a los bancos a endurecer sus políticas y aumentarán los costos de deuda, principalmente para los países más endeudados y acabaría rápidamente con la liquidez del mercado.

Otro factor importante es la descarbonización. Además, es una razón para que la inflación suba sin control. Los precios de hidrocarburos y los impuestos medioambientales contra los productores incrementarán el costo de producción, aunado a una poquísima inversión -por el mismo miedo latente de la inflación provocada-, podrá acabar con la industria.

Algo más a tomar muy en cuenta es el Metaverso, este futuro mundo digital en el que los usuarios podrán hacer sus vidas es una muy alta oportunidad de los inversionistas. Si bien el aumento del tránsito digital en todas sus formas ha sido una característica de este tiempo de encierro, Bloomberg vaticina que eso será la realidad en algunos años.

Además, el gigante asiático, con todas sus relevantes novedades, puede poner en jaque a la bolsa. Hace tiempo, Pekín impuso medidas drásticas contra los gigantes tecnológicos, empresas de educación y la industria del préstamo hacia las inmobiliarias. El incremento al precio de fábricas obstaculiza el mantenimiento de ganancia para las empresas. Todo esto aunado a un importante encrudecimiento de las medidas flexibles del Banco Central del País.

Por ende, esto deja muy pendientes a los inversionistas y a la bolsa en general. Las acciones de China tienen el peor rendimiento.

Para Goldman Sachs, las oportunidades ahora se concentran en las políticas hacia las energías renovables pues es notable su influencia en las cadenas globales de suministro y el calentamiento global. Ahora bien, todo el mundo en sí es un factor de crecimiento o contracción de la bolsa: ya sean las elecciones de plazo medio en EU, las presidenciales en Francia, las tensiones por Taiwán o la crisis económica en Turquía, cualquier cosa amenaza la economía hoy día.

Visita También
Close
Back to top button