¿Hiperviolento y humano?: El Juego del Calamar

(LeMexico) – En este tiempo, la serie coreana “El Juego del Calamar” está en pantalla y boca de todos. Según los expertos, la propuesta alcanza lo impensable.

Además de los efectos visuales perfectamente logrados “a lo natural“, la serie contiene temáticas y escenas de suma relevancia. La combinación de hiperviolencia con humanismo es un logro. Debido a que se centra en un juego de extrema brutalidad, su atractivo destronará a la serie romántica Bridgerton. Su género no es tan novedoso, un tanto “cliché” pero los personajes son tan humanos que pueden identificar a más de un millón, además de traer a la pantalla una visión distorsionada y perturbadora de la naturaleza humana.

Los juegos tienen una simpleza característica de la infancia, en la que se enmarca la sorpresiva mezcla con muertes y espectáculos violentos y conmovedores. En palabras del director de El juego del calamar, Hwang Dong-hyuk:

“La gente se siente atraída por la ironía de que los adultos sin esperanza arriesgan sus vidas para ganar un juego de niños (…) Los juegos son simples y fáciles, por lo que los espectadores pueden concentrarse más en cada personaje en lugar de en las complejas reglas del la competencia”.

Para los coreanos, la serie trajo además mucha nostalgia, pues en el episodio tres, el reto del dulce Dalgona despertó los recuerdos de niñez en Corea, al punto que Twitter se impregnó de comentarios del tipo: “Con El juego del calamar me dan ganas de comer Dalgona [dulces] de nuevo. Han pasado más de 20 años … ¿Todavía están por aquí? No creo que pueda encontrar uno“.

Lo desagradable pero atractivo para el público es, no tanto la violencia, sino las condiciones, razones y objetivos de ésta, pues los protagonistas y personajes son lo más acercado a la realidad. Hay un factor común, problemas económicos y el plus de haber tomado contextos sumamente diferentes: un empresario, un delincuente, una exmilitar, un pakistaní y un padre de familia divorciado adicto a las apuestas, desempleado con una madre enferma, entre otros.

El público joven podría tener más condescendencia con los personajes, puesto que la marginalidad es un factor muy presente. Kim Pyeong-gang, profesor de contenido de cultura global en la Universidad Sangmyung, le dijo a la BBC:

“La gente, especialmente la generación más joven que normalmente sufre de alienación y resentimiento en la vida real, parece empatizar con los personajes”.

Toda Asia está impregnada hasta el hartazgo de un modelo natural hipercompetitivo. Muchos jóvenes están desilusionados pues, a pesar de todo el esfuerzo puesto, es imposible alcanzar una universidad buena o un trabajo decoroso.

Esta idea pretende ser “ironizada” en el juego, pues uno de los jueces afirma:

“Todos los participantes son iguales. Les estamos dando a ustedes, personas que han sufrido un trato injusto y discriminación en el mundo exterior, una última oportunidad de ganar una competencia justa”.

A nivel internacional, las comparaciones son más con la ganadora del Oscar edición 2019: Parásitos, mientras que en Asia lo acercan más al filme japonés de 2014 “As The Gods Will” que tiene como protagonistas a un grupo de estudiantes de bachillerato. Muchas personas en todo el mundo acusaron al creador del Juego del Calamar de plagio. Hwang ha negado las acusaciones, diciendo que “no hay conexión” entre los dos programas y que se trazaron paralelismos sólo por el género de la serie.

Además, aseguró:

“Comencé a planificar [El juego del calamar] en 2008 y a escribir el guión en 2009… las similitudes que se señalaron son pura coincidencia y no hay copia de ninguna de las partes. No tengo planes bien desarrollados para El juego del calamar 2. Es bastante agotador pensar en ello”.

Desde Netflix aseguraron que pronto podrían ver a ‘El Juego del calamar’ en primer lugar, la serie coreana ya es número uno de tendencias en la mayoría de países. Esto es bastante creíble, considerando algunos datos muy pertinentes al respecto de la serie.

  1. Básicamente se trata de un tema hasta “cliché“: gente jugando por dinero, por mucho dinero, y gente muy pobre. 456 personas con serios problemas económicas participan en competencias misteriosas para ganar 45,6 mil millones de wones, algo así de US $38,355,591.84 al día de hoy. Los juegos son infantiles pero perder significa ser “eliminado“, es decir: morir.
  2. Según Hwang Dong-hyuk, el creador y director, no explica realmente la proveniencia del nombre “del calamar” sólo distingue que es un juego al que jugaban las personas de niños -incluso él- “Sentí que este podría ser el juego infantil más simbólico que podría representar el tipo de sociedad en la que vivimos hoy“.
  3. La serie se comenzó a escribir en 2008. Incluso antes de sus exitosas películas: Silenced y The Fortress. El autor comenta: “Estaba leyendo muchos cómics y terminé el guión en 2009. En ese momento, parecía muy desconocido y violento. Hubo personas que pensaron que era demasiado complejo y no comercial. No pude conseguir suficiente inversión y el casting fue difícil. Me metí en él durante aproximadamente un año, pero tuve que ponerlo en pausa en ese momento“.
  4. No es un juego o programa de supervivencia común, pues, como explica el autor: “La esencia de los juegos de supervivencia es el nivel de entretenimiento que se ve a través de ellos y ver cómo los participantes luchan por ganar estos juegos. En cuanto a los factores diferenciadores, diría que la simplicidad de las reglas. No se gasta mucho tiempo ni energía en comprender las reglas, es muy simple. En lugar del juego en sí, El juego del calamar se centra en cómo actúan y cómo responden a lo que les sucede. Por lo general, miramos a los ganadores en los juegos de supervivencia, pero en El juego del calamar, miramos a los perdedores. Sin perdedores, no hay ganadores“.
  5. Los personajes son memorables ya que, de los 456 que nos menciona la serie, resaltan:

A) Gi-hun (Lee Jung-jae) es una divorciada que lucha contra el fracaso empresarial y las deudas.

B) El amigo del barrio Sang-woo (Park Hae-soo) fue a una prestigiosa universidad y trabaja en una empresa de inversión, pero termina en una situación difícil.

C) Sae-byeok (Jung Ho-yeon), una desertora norcoreana que se esfuerza por reunir a su familia.

D) Deok-su (Heo Sung-tae) que es un gángster.

E) Jun-ho (Wi Ha-jun), un oficial de policía que descubre los juegos mientras busca a su hermano desaparecido.

  1. La serie está cargada de muchos simbolismos, decorados y música que te hará reflexionar. Hay una alegoría distinguida sobre la competencia social y la presión que ésta representa, además, el mayor guiño de esto es en la esencia misma del juego: “La forma en que los humanos cambian como adultos a través de la sociedad se refleja en cómo los juegos de niños inocentes se transforman en algo aterrador y mortal“.

El director no hizo los gráficos por computadora, sino que se decantó por decorados realistas y a gran escala; además la música refleja el ambiente de los años 70’s y 80’s nostálgico, envolvente y cautivadora.

Visita También
Close
Back to top button