Préstamos por medio de Apps ¿traen un mayor mal del que resuelven?

(LeMexico) – Últimamente, las quejas en las redes sociales han sido muchas y muy frecuentes contra las “Finthech’s”, estas aplicaciones que prestan o facilitan dinero. Pero veamos lo que hay detrás de todo esto.

Muchas personas han pregonado el lema “cuidado con las aplicaciones de préstamos rápidos a través de aplicaciones en el celular” porque, a según de los interesados, estas ofrecen condiciones poco claras, ambiguas o fluctuantes conforme avanza la operación, pero, ¿realmente es así?

La organización @DefensaDlDeudor, publicó un texto texto, que a continuación se reproduce en sus partes focales:

“Presionada por los gastos cotidianos y al no conseguir un préstamo con alguna institución financiera tradicional, Ana encontró en las redes sociales lo que parecía ser la solución a su problema de liquidez: en su muro de Facebook vio un anuncio de una aplicación para celular que le ofrecía un crédito rápido y sin muchos requisitos. Tan solo tenía que descargar la aplicación en su teléfono, llenar un formulario y mandar fotos de su identificación oficial. ¡Todo parecía demasiado bueno para ser verdad! Por desgracia lo era.

Al poco tiempo, Ana descubrió que las condiciones del crédito no eran las que había leído en el anuncio, al no tener la precaución de leer el contrato que respalda dicho crédito y sólo limitarse a la escasa información que aparecía en la aplicación, cayó fácilmente en la trampa: las tasas de interés resultaron ser elevadísimas y pronto la deuda se volvió impagable.

Por esa razón comenzó a atrasarse con sus pagos y fue cuando dio inició un acoso brutal por parte de supuestos cobradores de la empresa que le dio el crédito: amenazas de muerte e insultos terribles, no sólo hacia ella, sino también a los contactos que tenía en su celular y que la aplicación descargó en cuanto la instaló en su teléfono.

De igual forma, los cobradores comenzaron a subir fotografías de ella a redes sociales acompañadas de textos donde le llamaban “ratera”, “estafadora” y otros adjetivos similares. Este acoso llegó incluso hasta su jefe, pues tenía su contacto guardado en su teléfono, lo que derivó en el despido de Ana“.

Si bien, algunos puntos del texto son muy desfavorables y hasta infunden miedo, la situación en concreto no representa más del 5% de los casos. A continuación recojo algunas pautas principales a rescatar de este caso, que a un gran número de la población le podrían servir:

  1. Gastos cotidianos
    No siempre es la mala administración del usuario, también y muchas veces depende del poco o nulo trabajo con el que se cuenta, o el sueldo que no alcanza. Por ende, los usuarios buscan una “salida fácil” que a su vez se convierte en un problema conforme avanza el tiempo, pues la capacidad de pago es completamente rebasada.
  2. Daño de historial crediticio
    Estas aplicaciones muy rara vez consultan y toman en cuenta el score y puntuación del buró de crédito, su consulta suele ser mero trámite. Por ello son tan atractivas, la leyenda “100% garantizado o aprobación” en muy raras ocasiones suele no ser cumplida. Los usuarios, al no conseguir un préstamo o financiamiento con alguna institución financiera tradicional por el historial crediticio se han visto en la necesidad de acercarse a este nuevo modelo.
  3. Todo es demasiado bueno y difícil de creer
    Parece que no, pero realmente se habla de dinero fácil. Considerar el riesgo de estafa -casi el 20% de los casos- en el que se ven involucradas estas aplicaciones amerita los permisos que se piden al ser instaladas. Hay gente manejando de tal manera sus créditos que llevan meses con el servicio y han aumentado considerablemente sus préstamos, iniciaron quizá en $400 y ahora tienen una línea disponible de hasta $8,000 con plazos más cómodos.
  4. Condiciones de crédito
    Más del 80% de usuarios no lee los términos y condiciones ni el contrato que se le envía al aceptar el depósito de su primer crédito, ya sea por “flojera” o por la premura de sus situaciones, pero, a conveniencia de ambas partes, éste se envía para no dar pie a malos entendidos en ninguna de las partes involucradas. Estos suelen ser muy claros con los términos, intereses, moratorios y procesos de cobranza.
  5. Se vuelve impagable
    Algunas ocasiones los créditos son rechazados porque al consultar en buró se da razón que el usuario tiene más créditos vigentes y éste podría afectar su capacidad de pago, en otras, el usuario miente inflando sus ingresos falsificando algunos papeles para que se le otorgue una línea más amplia. Las “fintech’s” son, hoy día, una oportunidad de financiación y restauración del historial de crédito. Debido al score en buró, las instituciones financieras tradicionales y de renombre no otorgan créditos “a diestra y a siniestra“.
  6. El proceso de cobranza
    Éste tiene estándares muy altos de control de calidad y a cualquier vejamen aplicado contra un cliente se da de baja al trabajador y se pone a disposición de las autoridades pertinentes puesto que se trata con datos sensibles.

¿Esto es una defensa de tales aplicaciones o tales acciones?
Para nada, es un atento llamado a verificar tres cosas:

  1. Cuando se pida un crédito, cuidar que se pida por las razones correctas, usualmente un dinero extra puede ser para imprevistos, de los que ninguno estamos a salvo.
  2. Hay que estar bien informado y leer los acuerdos del servicio que requerimos.
  3. Cuidar la capacidad de pago, siempre habrá algún conocido que pueda ayudarnos en un momento difícil con el cual pudiéramos llegar a un mejor acuerdo que con una app de préstamos.

La Organización Nacional de la Defensa Del Deudor, desde 2008, se dedica a defender y asesorar a deudores tiene bastantes denuncias de casos muy específicos.

«Es un problema ya muy grave, pues se aprovechan de la poca cultura financiera que tiene la gente, la cual, no tiene la precaución de entender exactamente los términos y condiciones bajo los que quedaría configurado el crédito que están aceptando. Hemos detectado incluso, que algunas de estas supuestas ‘fintech’s’ (Financieras tecnológicas), ni siquiera son tales.

Es decir, son empresas que operan desde países como China, allá, están registradas sólo como desarrolladores web u otros similares. Crean aplicaciones para ofrecer este tipo de créditos, suben dichas aplicaciones a las tiendas de Android y de iOS, para que la gente las descargue en México, saltándose cualquier tipo de regulación, autorización o ley para poder operar como otorgantes de créditos debidamente registrados en nuestro país», comentó Angel González, director de Defensa Del Deudor.

Para tales casos, la autoridad directa competente para asesorarte es la Condusef o en su caso la Profeco. Algunos consejos para que tu experiencia con estas aplicaciones sea más segura:

  1. Averigua la legalidad de tal aplicación, esto puede ser consultándola en el Registro de Prestadores de Servicios Financieros (SIPRES), pero no todas salen allí. Pero aún así es complicado, ya que la mayoría de aplicaciones legales operan como ENR (entidades no reguladas).
  2. Investiga y “googlea” la app, seguro aparecerá información y recomendaciones del servicio, sólo que recuerda que tu situación es completamente distinta y quizá tú hayas planeado tus pagos semanal o quincenalmente, que es como casi la mayoría de fintech’s operan.
  3. Lee los permisos de instalación. La mayoría de estas aplicaciones son muy invasivas, y te pedirán acceso a tu libreta de contactos, al uso de la cámara, del micrófono, a tus archivos e incluso a tu ubicación en tiempo real. Más vale que lo pienses detenidamente.
  4. Si aceptaste, lee tu contrato y los términos y condiciones, esto es muy importante.
  5. Fija tus montos y fechas de pago adecuados a tu capacidad de gasto mensual. Aunque tus pagos sean semanales, si ganas por quincena o mes, considera esta salida para realizar tus pagos.

Si tu crédito se salió de control y no están actuando bien contra ti:

  1. Guarda todo como evidencia, llamadas, mensajes, correos, testimonios de contacto con tus conocidos y familiares.
  2. Denuncia inmediatamente.
  3. Comunícate al área de atención al cliente, usualmente son más amables y explícales la situación. Ellos notificarán al área encargada para que el tal que tenga malas prácticas reciba su merecido.

Procura siempre tener a la mano un ahorro para cualquier imprevisto. Más del 50% de usuarios de estas fintech’s aseguran que usaron el préstamo de capital para un negocio o ingreso extra. Considéralo. Recuerda: lo malo no es pedir prestado, sino no pagar.

Visita También
Close
Back to top button