Sexo: ¿Sabes cuáles son los efectos de la pornografía en el cerebro?

(LeMexico) – Ver demasiada pornografía puede ser perjudicial para tu salud. Algunos estudios han advertido que, a la larga, la estimulación sexual excesiva en la pantalla puede tener un efecto importante en el cerebro.

¿El consumo excesivo de pornografía puede causar daño cerebral?

De hecho, disfrutar de películas pornográficas puede conducir a la adicción, que es muy similar al consumo de drogas. El usuario necesita cada vez más una satisfacción más inmediata y mayor que la anterior, lo que le lleva a consumir de forma más compulsiva la pornografía.

Opinar sin conocimiento en plena sociedad de la información es ya una rutina de alcance internacional. Por otro lado, aunque sólo sea por honestidad moral, algunas personas nos negamos rotundamente a participar. Hoy traemos una nota informativa cerca de los efectos de la pornografía en el cerebro. Acá una lista de algunos de ellos:

  1. Investigaciones demuestran que ver pornografía y consumir sustancias adictivas como el tabaco producen efectos similares en el cerebro.
  2. Al igual que otras adicciones, la pornografía activa el “sistema de recompensa” en el cerebro, disparando químicos que brindan una satisfacción temporal.
  3. Con el tiempo, los excesos de estos químicos causan que el cerebro del consumidor desarrolle “tolerancia” a estas imágenes.
  4. Al igual que un adicto, un consumidor regular puede acabar consumiendo pornografía más seguido o buscando escenas más gráficas.
  5. Las imágenes que quedan grabadas en la mente de la persona, las recordará por mucho tiempo, posiblemente durante toda su vida.
  6. Provoca que los adictos a la pornografía sufran disfunciones y no puedan mantener una sexualidad adecuada.

Conviene subrayar que la mayoría de este contenido es consumido por varones, que van adquiriendo o se adhieren a una idea errónea o poco cercana de lo que es la verdadera educación sexual, lo que provoca una deshumanización ejercida en mujeres.

Resaltemos que la pornografía, de la que el origen etimológico nos remite a la prostitución escrita y la evolución histórica nos emplaza a la prostitución grabada, está sometida a la misma correlación de fuerzas que el resto de explotaciones ejercidas sobre las mujeres.

En suma, si a su [email protected] o usted le excita ver a una mujer siendo golpeada en el porno, aunque tú nunca hayas golpeado a una: Eres un potencial agresor y feminicida. Si te excita ver videos de violaciones en el porno, aunque tú digas que jamás violarías a una mujer: Eres un potencial violador. Si te excita ver videos porno zoofílicos, así nunca hayas tocado un animal: Eres un potencial violador de animales. Si te excitan las “lolis” o la pornografía infantil, así digas que jamás le harías eso a una niña (o): Eres un potencial pederasta.

Por un sexo grabado que enseñe patrones de comportamiento sexual libres e iguales o estimulan los deseos sexuales de mujeres y hombres, por supuesto, con la aprobación de las partes interesadas en liberalizar su estrecha relación de su intimidad al acervo cultural del sexo.

Back to top button