¿Eres de los que barre la banqueta a manguerazos de agua? ¿Qué no has leído a LeMexico?

(LeMexico) – Es triste ver cómo hay gente que parece que ni se entera de que hay escasez de agua en la capital y el país, el sistema Cutzamala podría colapsar en un año y medio, en estos momentos ya está al 42,8%.

En LeMexico, y los distintos medios de comunicación del país, se ha estado informando: ¡hay crisis por escasez de agua en el país! José Antonio Benjamín Ordóñez Díaz, profesor de la Escuela de Ingeniería y Ciencias del Tecnológico de Monterrey, se une a la llamada de alerta experta sobre los niveles bajísimos del sistema de distribución del Cutzamala, el cual nos dota de una tercera parte del agua consumida en la Ciudad de México, podría colapsar. Esto debido a que el nivel de las presas es tan bajo, que podría ocasionar que la maquinaria no funcione como es debido, causando que se venga abajo la operación de la obra.

La fecha fatídica ocurrirá en un año y medio, 12 alcaldías de la capital y 13 municipios del Estado de México nos quedaremos sin agua, el sistema de presas operaría con niveles marginales, lo que conllevaría a la formación de algas y vegetación que mermaría la calidad del agua. El profesor, durante una conferencia virtual, advirtió severamente: o trabajamos ya en serio para hacer las cosas bien o lo vamos a lamentar. Entidades como Jalisco, Guanajuato, Campeche Nuevo León, Cuernavaca, Tampico entre otras, sufren del mismo problema.

El que el sistema colapse significa, que la maquinaria que opera en el sistema, esta diseñado para estar en operación con ciertos niveles de agua, de no alcanzarlos, la operación se entorpece, traba y atora, lo que podría generar rupturas, fisuras, averías. Además, con la presencia de algas, también podría ocurrir una que se atasquen los diferentes componentes del ingenio.

En voz del experto, esto es lo que debemos hacer para reestablecer el equilibrio del agua:

“Necesitamos restaurar montañas, bosques y tecnificar las áreas agrícolas que tienen un efecto directo en la recarga del acuífero del Sistema Cutzamala. En la medida que más tardemos en atender esta necesidad, más rápido nos vamos a acabar este recurso hídrico.

Lo más importante ahora es reciclar completamente toda el agua que sale del drenaje, una vez que la reciclemos, la purifiquemos y la reinsertemos en el sistema, entonces posiblemente tengamos como dos o tres años de margen. Este año se predice que va a llover menos, si no actuamos todos, se va a acabar el agua.”

Se están generando ya otras opciones para el desabasto de agua de la Ciudad de México, como la presa Madín, en Atizapán de Zaragoza Estado de México. La jefa de gobierno Claudia Sheinbaum, informó la construcción de una planta potabilizadora para hacer llegar el vital líquido a la capital. Sin embargo, habitantes de Atizapán y Naucalpan, protestaron en contra de esta acción. Además denunciaron que ellos también tienen escasez, pues diversas constructoras de las que han creado un boom habitacional en esta zona, no entregaron los requerimientos necesarios a las autoridades, para que esta surta de agua.

Esta sequia no es exclusiva de México. En Chile, Colombia, Honduras, Sudáfrica y otros países la están pasando muy mal por la carencia de propuestas ecológicas y de cuidado del agua de los gobernantes. Los mismos pobladores estamos cavando nuestro pozo en el desierto sin encontrar el oasis prometido.

La opción que plantea el profesor del Tecnológico de Monterrey es similar a otras tantas que en el mundo hay. El problema es que nuestro consumo desmedido, como el incremento de la población que exige más recursos y, otros pobladores que los desperdician como si fueran eternos, no permitiría que estas acciones, que son las adecuadas, rindieran frutos, pues a diario y a todas horas queremos y consumimos más y más.

No se dan abasto los mantos acuíferos ni las reservas de agua, así que, también como ciudadanos, tenemos que hacer nuestra parte, captación de agua, cierre de las llaves, no desperdiciar agua potable en banquetas, lavar los autos, se puede reutilizar la de las lavadoras, regar plantas al atardecer para que la humedad dure por más tiempo, reportar de inmediato las fugas de agua, plantar árboles, acudir a las convocatorias de limpieza de ríos y lagos. Si nos unimos podemos ayudar significativamente.

Visita También
Close
Back to top button