Disputar la Ciudad sin Proyecto

(LeMexico) – La izquierda ha gobernado con éxito la ciudad desde 1997. Con excepción de los últimos años de la administración de Mancera, a la postre candidato del PAN al Senado, los gobiernos de la capital han consolidado una agenda de igualdad, respeto a los derechos, movilidad y mejora del espacio público.

Se ha establecido un sistema de protección social dirigido a los adultos mayores y a los estudiantes, mecanismos de transporte alternativo, como el metrobús, los trolebuses eléctricos o la eco bici, así como espacios públicos recuperados, especialmente en el centro de la capital, y en otros como Reforma e Insurgentes. Eso además de una amplia agenda de derechos civiles, como el matrimonio igualitario y la interrupción legal del embarazo. Es una mejor ciudad después de más de dos décadas de gobiernos de izquierda, pero, sobre todo, es una ciudad con un proyecto, de búsqueda de la igualdad en el espacio urbano.

Hoy, la mayoría de las y los candidatos de Morena competimos contra los abanderados de un grupo de partidos (PAN, PRD Y PRI) que se denomina va por México, un espejo del grupo de las organizaciones opositoras al presidente que se aliaron en la esfera federal. Su principal propuesta en la arena nacional es muy básica, en el peor sentido, ser un contrapeso a López Obrador, pero sin ideas concretas con respecto a una propuesta alternativa de gobierno.

En la ciudad se trata de una aglomeración política sin ningún eje programático articulador. Quieren disputar la ciudad sin defender proyecto alguno. No se sabe nada sobre los temas que defienden y a cuáles se oponen. Se trata de buscar el poder para ocupar cargos, no para resolver problemas, porque para eso se requiere de una plataforma de acción de gobierno.

No sabemos si van a apoyar la movilidad ciclista, si impulsarán el metrobús, si continuarán con los apoyos a los adultos mayores o si van a van a mantener la interrupción legal del embarazo. Los partidos que forman dicha coalición han dicho cosas distintas, contradictorias entre sí, en todos esos temas y en muchos otros. Su oferta política fundamental es la incoherencia.

Lo que le conviene a la Ciudad es continuar y fortalecer el gobierno de Claudia Sheinbaum con [email protected], Alcaldes y Alcaldesas que se sumen y apoyen sus políticas. Se trata de mantener el proyecto de la izquierda en la capital para reducir la desigualdad, mejorar la movilidad y hacer accesible el espacio público. La alternativa no se conoce, no se ha articulado, simplemente nadie se tomó la molestia de plantearla.

El no apostar al gobierno de Sheinbaum es condenar la ciudad a la improvisación y obstaculizar el avance de los últimos dos años. Un avance muy claro en temas como seguridad y en movilidad. La idea en la elección intermedia es seguir apostando por un modelo de ciudad más justo e incluyente.

Back to top button