Plan de vacunación o capricho gubernamental

(LeMexico) – El Presidente de la República parece muy insistente en seguir “su ruta de vacunación” todo con el único fin de tener un “regreso seguro a las aulas”.

El mandatario anunció que los siguientes en la lista de vacunación son los profesores y mexicanos de entre 50 y 59 años de edad. Para el Presidente, las urgencias y prioridades están “cuatrapeadas“, le urge el regreso a clases pero no le importa la recuperación económica, le urge “el aprendizaje de los alumnos” pero no le importa la condición mental, psicológica y anímica de estos.

«No podemos dejar a los niños en estado de indefensión o bombardeados día y noche de aparatos electrónicos, cuyos contenidos van orientados al individualismo, a la violencia. Además, la escuela es socializar, es el segundo hogar, entonces ya necesitamos regresar a las clases presenciales y apurarnos».

Andrés Manuel López Obrador

El mandatario prevé la vacunación de profesores en escuelas públicas y privadas pero, ¿los Médicos de Hospitales privados? ¡Que nos esperen!, contestó enérgico. Un plan concreto de vacunación, atendiendo los esquemas de países desarrollados, consistiría en inmunizar a todo el personal médico, público y privado, desde primera línea hasta trabajadores del sector, luego a la población adulta y por escalas de edad y, antes de inocular a los jóvenes, ahora sí, a los docentes en todos los grados, públicos y privados.

Para los médicos privados -si todo sigue igual- la vacunación será conforme a su edad. El Presidente reiteró que todos serán vacunados según el plan, no habrá preferencias:

«Ni al presidente que le dio COVID y que pudo vacunarse bajo cualquier pretexto lo vacunaron, así como el secretario de Marina (almirante José Rafael Ojeda Durán), el secretario de la Defensa Nacional (general Luis Cresencio Sandoval) o el secretario de Salud (Jorge Alcocer) que pudo haberse vacunado».

La estrategia de vacunación sin duda se mira con fines más allá que políticos, peor aún, puede tratarse de un mero capricho sin base académica o sustentable para poder congeniar en un avance nacional. La SEP y Ssa han empecinado campañas para anunciar, más que un regreso seguro, un seguro regreso a clases presenciales.

El Secretario de Salud afirmó que: «La apertura de escuelas en México traerá alivio a muchas familias: a los niños les devolverá los beneficios educativos y sociales de convivir con sus maestros y amigos».

El funcionario cree que, luego de un año sumamente difícil para muchas familias, donde los alumnos vieron morir padres, madres, hermanos, tíos, primos, abuelos y gente cercana, aparte que padecieron las vicisitudes del desempleo, riesgo económico y una condición emocional inestable en casa, lo único que los niños necesitan es «el beneficio educativo y social de convivir con sus maestros y amigos».

También considera que la reapertura de escuelas “traerá alivio a muchas familias” que perdieron todo, material e inmaterial. Curiosamente, -como siempre y era de esperarse- la calidad de vida de los profesores no es tomada en cuenta. Los profesores también sufrieron pérdidas humanas: esposa (o), hijos (as) familiares, amigos y hasta colegas del centro de trabajo, en algunos casos, la estabilidad económica fue gravemente afectada. Aún así ,con todo y los riesgos de salir del confinamiento, los profesores estarán al frente de este inusitado e improvisado plan.

Visita También
Close
Back to top button