México es el ejemplo de “al que tiene poco, eso le será quitado”

(LeMexico) – México es para muchos acaudalados un paraíso de impuestos, para la mayoría, un constante desazón.

Hay un temor en la ciudadanía media baja mexicana al respecto del aumento de impuestos, pero en realidad esta medida sería, más que benéfica, justa. Casi el 42% de impuestos en México proviene de la clase media de ingreso debido a los tantos impuestos a la clase trabajadora que gana menos de 189 mil al mes, o sea, la gran mayoría. El IVA, considerado el segundo gravamen más alto en el país, es para las personas en clase media del 7,2%, mientras para la clase alta del 6,8%. En medida se debe a la constante en la generación de sus ingresos.

De los temas más graves para la clase trabajadora es el coste de seguridad social. Los empleadores ajustan sus sueldos muy por debajo para cubrir el precio de estos, disminuyendo el salario hasta en un 67%. Esto genera un síndrome de Estocolmo. Este refiere a la empatía que los oprimidos o víctimas tienen por o con sus verdugos. En este caso, la clase media por la clase trabajadora.

La frase común es: “que no suba el impuesto para nadie y estamos contentos todos“, ignorando que los impuestos de aquellos serían más provechosos. La clase media vive bajo dos mentiras graves: el Gobierno despilfarra en lo que no debe y que el Gobierno tiene poco dinero debido a que abunda el trabajo informal. Ambas son grandes falsedades.

Proyectos como El Tren Maya o la Refinería de Dos Bocas no son meros caprichos gubernamentales para hacer enojar al pueblo, de hecho el beneficio de estos es sin precedentes, uno por turismo y el otro interior y de consumo básico. Estos dos proyectos se llevan el 1,01% del presupuesto anual de este sexenio. El mayor gasto gubernamental es del 23% y corresponde a las prestaciones y seguridad social.

El país obtiene menos impuestos que las Bahamas y tiene una inversión en salud pública similar a la África subsahariana. Los anteriores Gobiernos dejaron la imagen que el Estado es como un “niño mimado que nunca está satisfecho con el dinero que tiene” y siempre buscar gastar y gastar más. Aunque así se vivió en los sexenios anteriores con la supuesta guerra contra el narcotráfico y el avión presidencia,l la realidad es que el Estado es más como un niño pobre que busca desesperadamente cómo vivir a diario y encima “tiene el descaro de comprarse una paleta“.

En el país, una trabajador puede seccionar el 52% de sus ingresos y ser considerado informal sólo por no tener seguridad social. Los estudios disponibles indican que 52 millones de personas que trabajaron en 2015 aportaron al menos 5,4% en IVA y, de ellos, el 62% pagó impuestos al ingreso. En México, las maneras para evadir impuestos son muchas y muy varias, países como Chile, Argentina, Perú, Uruguay, España, República Dominicana, entre otros, no son tan condescendientes con los ricos como en México.

Según una investigación en proceso de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, personas que ganan entre 22 y 65 millones de pesos al mes, pagan lo mismo que personas con un salario de 23 mil pesos, según datos consultados del Sistema de Administración Tributaria mexicano y estimaciones de ingreso ajustadas por evasión fiscal. Básicamente, la clase media paga los ahorros fiscales de los más ricos.

Con la enmienda en curso se propone demandar a los más ricos un impuesto sumamente mayor en conjunto con los impuestos prediales correspondientes, impuesto a herencia y donativos millonarios serán considerados. También se pretende eliminar las cuotas de seguridad social y deducciones fiscales. Esto con el justo fin que los ricos subsidien al menos servicios de calidad para las clases que hacen su trabajo y les dan exorbitantes ganancias.

En LeMexico le presentamos la propuesta de 830 millonarios del mundo que pidieron pagar más impuestos para palear los estragos del nuevo coronavirus. En México -extrañamente- los millonarios no han dicho nada al respecto.

Hace algunos meses, El dirigente nacional de Morena, Alfonso Ramírez Cuéllar, hizo un atengo llamado a los acaudalados del país para sumarse a la iniciativa “Millonarios por la humanidad” que busca incrementar los impuestos a los más ricos para fortalecer los servicios de salud, educación y seguridad en sus países. Parte de la propuesta del titular y el Gobierno morenista es el sistema tributario progresivo dejado a medias por Enrique Peña Nieto.

Se entiende que no debería haber problema si los beneficios obtenidos de la mano de obra nacional, el parqueo laboral y tributario así como las posibilidades empresariales, les han permitido a muchos hacerse de fortunas de millones de dólares.

Visita También
Close
Back to top button