Crisis de sueldos en la UNAM

(LeMexico) – La UNAM presenta una crisis que afecta a Profesores de asignatura y ayudantes académicos.

Facultades, preparatorias y colegios de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) están en paro por la problemático de sueldos de los profesores.

La UNAM afirmó en un comunicado que se ha realizado el pago en tiempo y forma a sus docentes, pero sí aceptaron que por problemas de administrativos por la pandemia de COVID-19, hay adeudos al profesorado de asignatura y a ayudantes de profesor de la Facultad de Ciencias, así como en otros siete planteles. Informaron que la Secretaría General y Administrativa universitaria junto con Directivos están en labores para darle solución a esta preocupante situación.

Esta situación abrió un debate entre la comunidad por los muy indignos sueldos de los profesores de la UNAM y raspa también la deplorable situación con el salario docente a nivel nacional. Esta situación indigna sobremanera porque es una completa desestima, humillación y vergüenza a los profesionales de la Educación que dedican su vida a enseñar y formar las siguientes generaciones.

Un profesor de asignatura en la Universidad Nacional Autónoma de México recibe una remuneración en función del número de horas clase que imparte en una o varias materias, de acuerdo con la categoría interina o definitiva A o B que fije su nombramiento. Además, tiene como único objetivo dedicarse exclusivamente a la docencia.

El tabulador del personal académico del 1 de febrero del año pasado informa que:

Un profesor ordinario de asignatura clase A, percibe 400.24 pesos por hora, mientras que uno de clase B recibe 455.04 pesos. Por otra parte, un ayudante de profesor clase A gana 304.08 pesos por hora, mientras que el ayudante de profesor clase B obtiene 338.88 pesos.

También, la Casa de Estudios cuenta con un Programa de Estímulos a la Productividad y al Rendimiento del Personal Académico de Asignatura en conjunto con un Reconocimiento al Trabajo del Personal Académico de Asignatura que varía trimestralmente entre los $64.39 a los $73.21 sea tipo A o B respectivamente.

Los docentes también cuentan con

  • Compensación por Antigüedad: cada año de servicio cumplido, el 2% del salario tabular entre el quinto y el vigésimo año y 2.5 % a partir del vigésimo primero.
  • Vale de despensa por un valor de 1,255.00 pesos mensuales.
  • Ayuda de material didáctico: un pago quincenal por hora de 13.60 pesos a 14.60 pesos.
  • Vale de libros: un académico contratado por menos de 20 hrs percibe 545.00 pesos anuales y con 20 horas o más 1,090.00 anuales.
  • Vale del día del maestro: 995.0 pesos al año.
  • Cinco días de ajuste o seis en año bisiesto.
  • Días de descanso obligatorio, máximo tres al año.
  • Prima vacacional por 60% del salario, correspondiente a las vacaciones respectivas.
  • Aguinaldo de 40 días, que se pagan en dos exhibiciones de 20 días.
  • Complemento a profesores de asignatura: a partir de 10 horas o más, recibirán un complemento de 7.70 por cada hora que impartan en un pago quincenal.
  • Por último, las deducciones de ley para todos los profesores de la UNAM son Impuesto sobre la renta, seguridad social y retiro, cesantía, edad avanzada y vejez.

Pero bueno, ¿ser maestro es rentable?

¡Definitivamente no! En una sociedad donde exalta todo menos el conocimiento, donde se le otorgan millones a gente que abre un canal en alguna plataforma y no aporta contenido de valor, donde se le aplaude a los repartidores de cerveza mientras a los médicos se les maltrata, ¡no!

En la sociedad moderna, los niños y jóvenes ya no quieren ser alguien para volverse famosos o ricos, o simplemente ser productivos y útiles a la sociedad. Hoy día sólo quieren hacer algo. Por ello, en la actualidad es más respetado, prestigioso y más rentable ser “streamer“, “gamer” o “creador de contenido” que un profesional en alguna rama del saber.

No digo que no tenga su chiste ser algo de eso, pero no se requiere una profesionalización y/o un grado de estudios para ejercer.

Ahora, ¿por qué es Maestro el que es Maestro?

Sin duda alguna, los beneficios están de por medio, salarios competitivos, prestaciones muy superiores a la ley, aguinaldo, sueldo base y aumento anual, seguridad laboral y “vacaciones pagadas” ayudan, pero en realidad un Maestro es Maestro por vocación. Ahora, claro que se desquita cada peso, con la desprotección a los derechos laborales y personales de los docentes en las escuelas ni hogares mexicanos ya no hay prestigio, respeto ni autoridad.

La frase “pues aunque sea de maestro” se acuñó y dio sentido entre los 80’s y 90’s cuando la carrera docente era “económica y rentable“. En los 90’s, el sueldo docente era de $250 en su primer salario. Hoy por hoy, según las cifras de INEGI a través de su Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo:

Los docentes tienen asignado un promedio de 30.6 horas a la semana de trabajo en aula, pero el trabajo no es sólo en aula. Las horas invertidas en capacitarse -no pagadas y muchas veces extra turno- planificación de clases, creación de material lúdico y exámenes o actividades más la calificación de estos, se eleva a más de 100 horas semanales.

Los docentes de grado -Preescolar a Licenciatura- perciben entre los 10 mil a 30 mil pesos mensuales. ¿De qué depende?:

  1. Es pública o privada la institución donde laboran.
  2. Horas trabajadas.
  3. Afiliación al sindicato.
  4. Carrera Magisterial. Esto es el grado de preparación dentro del Magisterio esto es nivel A – E.
  5. Las prestaciones deducibles de su sueldo que suelen rebasar el 45% de los ingresos netos.

Según la situación actual del país, estos sueldos es poco y nada respecto a dos cosas: lo económico y lo social. El alza de precios, el aumento del dólar y la crisis sanitaria minorizan un sueldo de educador si este mantiene a su familia, paga renta, comida, auto y demás enseres para su labor.

La sociedad ha desvalorizado la labor docente, el sueldo sin duda desprestigia, humilla y echa por los sueldos el compromiso con la formación del futuro del país y no corresponde a la suma importancia que tienen a nivel mundial.

Back to top button