Así se vive el descenso de Kukulcán, una maravilla de la arquitectura Maya

(LeMexico) – El Castillo, en Chichen Itzá, es el escenario para que, cada año el dios hacedor del universo, Kukulcán, se manifieste en el equinoccio de la primavera, dejando perplejos a nacionales y extranjeros.

Este bello fenómeno de luz y sombra, en el cual se puede apreciar a la serpiente emplumada, como también es conocido el dios maya Kukulcán, que más tarde los aztecas llamarían Quetzalcóatl. Se puede observar en las escalinatas de la pirámide. Al salir el sol, la caída de sus rayos en los escalones asemeja el cuerpo serpenteante del dios. Los mayas, gracias a sus contribuciones astronómicas y arquitectónicas, colocaron los materiales para que el efecto visual pudiera lograrse.

Es posible verlo dos días antes y dos días después de la llegada de la primavera, que en este año sucedió alrededor de las 15:50 horas del sábado 20 de marzo. Turistas nacionales y de otras nacionalidades, acuden a las pirámides para cargarse de energía, buenas vibras. También se dan cita en Teotihuacán, otro centro energético prehispánico.

Se popularizo la ilusión óptica en los años 70, con el antropólogo Luis Arochi, quien lanzó una serie de libros para la divulgación de La bajada de Kukulcán, atrayendo el interés internacional y de los mexicanos. Este año, debido a que se mantienen los protocolos de seguridad por la pandemia, el recinto permaneció cerrado, al igual que otros centros arqueológicos.

Quédate en casa para que el siguiente año puedas disfrutar de este espectáculo.

Back to top button