Autoexplotación: la nueva libertad de OnlyFans

La plataforma de servicios eróticos OnlyFans ha sido blanco de polémica. Sus adeptos y beneficiarios no tienen idea de los peligros concernientes.

Básicamente es una plataforma donde cualquiera sube contenido “premium” para la comunidad, ese contenido “premium” se trata de contenido reciente, erótico y sexual explícito.

Los escenarios que prevén los analistas son prostitución, explotación sexual y trata de menores, debido a la poca gestión en la política de privacidad de la plataforma.

Muchos creen que el auge de esta plataforma se dio con la llegada de la actriz Belle Thorne. Con esta, de hecho, el nombre de la plataforma creció exponencialmente gracias al contenido de la actriz que en el primer día le otorgó un millón de dólares en ganancias brutas.

Son muchos factores los circundantes a la pandemia de Coronavirus que propiciarion el auge de la plataforma, sobre todo las jóvenes, actrices o no, encontraron en el sitio web “una oportunidad para capitalizar su belleza, su cuerpo y privacidad“.

La plataforma no es nueva, está desde 2016, pero el boom de “creadores de contenido” llevaron a muchos famosos a incursionar en este modelo de ingreso.

El detalle es que la plataforma perdió su rumbo cuando empezó a albergar contenido para adultos. Según los creadores, OnlyFans sería un sitio donde Youtubers, músicos, influencers y artistas tuvieran una convivencia más personal con su comunidad, entregando contenido Premium.

En el sentido estricto, esta plataforma, junto a Patreon, era una nube de contenido exclusivo y de alto valor. Pero debido a la falta de censura y control de los archivos, OnlyFans es ahora de las principales ofertas de pornografía y contenido erótico “premium” en internet.

Esto atrae a todo tipo de personas: jóvenes que costean sus estudios o su vida con fotografías o videos de sus cuerpos, trabajadoras sexuales, actrices, actores, bandas de música, youtubers e influencers “atrevidos” con ganas de más ingresos y, desafortunadamente, menores de edad “explorando” internet.

Y es que entrar a la plataforma y abrir una cuenta es sencillo, tomas un perfil, lo configuras, asignas precios y pasas los filtros de edad que son más de burla que de control. El precio mínimo por suscripción es de $4,99 dólares mensuales y asciende hasta los $49,99.

Luego viene el contenido que se pudiera subir a parte, desde fotos y videos hasta contenido personalizado o especial que tiene un valor documentado desde $5 hasta $200 dólares. Pero hay más, las “sugerencias pagas“, donde puedes pedirle a una creadora o un creador de contenido que haga algo específico para ti por un costo personalizado.

Interacción, mensajes, llamadas, salas de chats, streamings, todo tiene precio en esta plataforma. El que lo puede pagar, lo tiene. La plataforma se queda con el 20% de todo el valor de las transacción, o sea: cuentas que tienen 1,000 suscriptores y cobran a $5 dólares la suscripción más la venta de contenido exclusivo a 100 de esos suscriptores a $5 dólares serían $5,500 de ingreso, OnlyFans se queda con el 20% dejándole al creador de contenido $4,400 al mes.

Ese ingreso supera el mínimo salarial en Costa Rica o Uruguay, los países que mejor pagan en Latinoamerica. Ahora bien, mantener una cuenta así es “esclavizante“, como lo han descrito algunos de los creadores de contenido, pues “los usuarios se aburren rápido“.

Monica Huldt afirmó para Bussiner Insider que «esta plataforma no es un trabajo de medio tiempo, es subir contenido constante, si no, no creces».

El hecho es que “es un trabajo de tiempo completo“, indica Huldt. “Por un día que no subas contenido pierdes hasta mil suscriptores. Ellos son voraces, quieren contenido nuevo todo el tiempo“.

A parte de Bella Thorne, la plataforma “se engalana” con Cardi B, Alessandro Garofalo Tyga, Tyler Posey y Aaron Carter, entre otros.

La BBC inició una investigación acerca de los filtros de edad en la plataforma arrojando un sorprendente 35% de cuentas que pertenecían a menores de edad. En un solo día se encontraron 7,728 perfiles de probables menores de edad y 2,545 cuentas resultaron pertenecer a menores de edad.

La plataforma tendrá que regular el contenido para evitar demandas de pornografia infantil y explotación sexual de menores, también como cómplices de extorsión, manipulación y explotación.

Sus números afirman que OnlyFans se quedará. A principios del año había 200 mil creadores de contenido repartiéndose 20 millones de usuarios. Diez meses después, reportó 750 mil creadores de contenido y 50 millones de usuarios en todo el mundo.

Cada 24 horas hay más de 6 mil nuevos creadores y 200 mil nuevos usuarios. En los cuatro años que lleva operando “sus transacciones han alcanzado por lo menos unos 1.000 millones de dólares“.

Back to top button