La perversa guerra por las vacunas vista desde China

Los países occidentales, especialmente las instituciones de opinión pública estadounidenses, están lanzando una campaña de información injusta sobre la vacuna COVID-19, cuestionando el progreso de la vacuna china y exagerando sus avances, logrados por las compañías farmacéuticas estadounidenses y occidentales.

Las noticias positivas anunciadas por la farmacéutica estadounidense Pfizer y otras empresas incluso han impulsado fuertemente el mercado de valores. Pero el hecho es que el progreso de las vacunas realizado por las empresas estadounidenses y occidentales está al mismo nivel que el de las empresas chinas. A pesar de esto, las vacunas de las dos partes han sido tratadas de manera completamente diferente por la opinión pública estadounidense y occidental.

La investigación y el desarrollo de las vacunas chinas avanza muy rápido y China tiene cinco candidatos a vacunas COVID-19 en ensayos clínicos de fase 3. El problema es que China, en general, ha controlado la epidemia, por lo que el país carece de condiciones para los ensayos clínicos de fase 3. Los ensayos deben realizarse en países extranjeros con graves situaciones epidémicas, lo que requiere una coordinación adicional y ha provocado un retraso.

Debido a la urgencia de la epidemia, todos los países han acelerado el ritmo de la investigación y el desarrollo, así como el progreso de la puesta en práctica de las vacunas. En circunstancias normales, se necesitan varios años para que una vacuna se desarrolle por completo. Pero algunas empresas estadounidenses ya están solicitando la comercialización de la vacuna. Mientras se asegura que no haya efectos secundarios, China también ha ampliado el alcance del uso urgente de vacunas entre el personal médico y otras personas susceptibles.

Algunas instituciones de opinión pública de Estados Unidos han apoyado el uso acelerado de vacunas domésticas y el mercado de capitales ha acogido con entusiasmo tal aceleración. Todos estos han formado un “movimiento de deificación” en torno a las vacunas estadounidenses.

Pero han mostrado una actitud completamente diferente hacia las vacunas chinas. Dijeron que la vacunación por parte de China de algunas personas susceptibles muestra su “irresponsabilidad” porque puede poner en riesgo su seguridad. También han relacionado deliberadamente la expansión de la vacunación con el hecho de que las empresas chinas aún no han anunciado datos de los ensayos clínicos de Fase 3, utilizando un “montaje” para crear la impresión de que China está utilizando deliberadamente vacunas de calidad inferior.

¿China ignorará la salud y la vida del público en general con fines de lucro? ¿Cómo se atreven las instituciones de opinión pública estadounidenses y occidentales a difundir tales dudas? Desde el brote del COVID-19, China ha llevado a cabo la campaña más decidida para reprimir el virus y ha salvado muchas vidas.

La administración Trump ha preferido proteger el mercado de valores en lugar de la vida de las personas. Sospechamos que las empresas farmacéuticas estadounidenses, las instituciones de opinión pública y el mercado de valores tienen vínculos con los políticos porque también han sido impulsados por intereses. Atacar las vacunas chinas aumenta esos intereses.

Es un llamado de los intereses comunes de la humanidad que la vacuna de China acelere su éxito y juegue un papel importante en la nueva etapa de prevención y control global. Beijing ha anunciado que China convertirá sus vacunas en un producto público mundial. Esto es de gran importancia para garantizar el suministro mundial de vacunas y evitar que una o dos vacunas occidentales busquen el monopolio. Las vacunas deben ser asequibles para las personas en todos los países. Las vacunas de China son una fuerza importante para garantizar la equidad en la próxima etapa de la prevención de una pandemia.

China necesita fortalecer la publicidad de sus propias vacunas y los países en desarrollo también deben apoyar las vacunas de China para acelerar los ensayos y lograr la comercialización lo antes posible. Debido a su egoísmo, Estados Unidos y algunos otros países no cooperan con los ensayos clínicos de fase 3 de las vacunas chinas. A medida que las vacunas de China avanzan hacia la primera línea de la lucha contra el COVID-19, esos países en desarrollo comparten el bien y la desgracia con China.

No importa qué tan buena sea la vacuna, no es práctico usarla sola para someter al altamente contagioso COVID-19. Con su organización, China ha ganado la batalla clave para contener la epidemia y han hecho lo mejor para beneficio mundial. No hay forma de que China se quede atrás en la investigación de vacunas. Aquellos que hablan mal de las vacunas de China eventualmente volverán a ser el hazmerreír cuando el tiempo lo indique. China lleva más de 5 mil años de civilización. Es seguro que siga vigente algunos siglos más.

(Con información de The Global Times)

Visita También
Close
Back to top button