La ciudad del cuarto de hora

Es un modelo de ciudad inteligente del urbanista Carlos Moreno, de la Sorbona de París y asesor de la alcaldesa parisina, Anne Hidalgo. De hecho, es una de las ofertas de campaña de Hidalgo para su segundo mandato.

Lo que se propone es revitalizar los centros de barrio, para generar nuevas centralidades con servicios y ofertas laborales que les permitan a las personas hacer desplazamientos cortos, a pie, en bicicleta o en transporte público, que no rebasen los 15 minutos. Eso requiere de múltiples inversiones menores en la mejora del espacio público y una regulación del uso de suelo que permita y fomente el desarrollo de una buena oferta de actividades y servicios en torno a un centro de barrio.

El objetivo es que las personas no dediquen buena parte de su tiempo a desplazarse, ya que podrían realizar gran parte de su vida cotidiana en el entorno cercano y, de acuerdo con el contexto actual, efectuar parte de sus actividades laborales vía remota, pero conectados socialmente a su entorno cercano, reducir el transporte individual para reducir a su vez, las emisiones de carbono.

Esta tendencia apunta a que, los centros de barrio tienen que ser lo suficientemente densos y diversos para que las personas puedan, en su entorno, vivir, aprender, trabajar, descansar, aprovisionarse y tener a su alcance servicios de salud. Para todo esto se requiere que las personas se apropien de los espacios, para que los hagan verdes, los conserven, los utilicen y desarrollen el mayor número posible de interacciones sociales, culturales y económicas.

La idea es que las mega ciudades, en realidad, tengan muchos centros, para evitar que la gran mayoría de las personas, como actualmente sucede, se vean obligados a desplazarse a uno o dos, en donde se encuentran todos los trabajos o la mayor parte de la oferta educativa. Por tanto, en lugar de invertir en grandes proyectos de infraestructura, se debería invertir mejor en la que requieren los centros de barrio para mejorar sus espacios y servicios multimodales y alternativos de transporte.

El gobierno actual de la capital, encabezado por Claudia Sheinbaum, ha avanzado en esa idea con una gran iniciativa: Los Pilares, que son centros en los que se ofrecen, en los barrios, servicios educativos, culturales, de capacitación para el trabajo, e incluso deportivos y de salud, dirigidos a la población en su propio entorno. Eso se acompaña de mejoras en el espacio público de la zona.

Nosotros, en Azcapotzalco, proponemos un nuevo plan parcial para la zona industrial de Vallejo, con la idea de conservar los usos industriales, pero complementarlos con otros de servicios y con un enfoque habitacional para, de igual manera, aprovechar la amplia oferta educativa de la zona.

La idea es, justamente, consolidar una nueva centralidad, con la finalidad de que las centenas de miles de personas que acuden ahí todos los días a trabajar, puedan realizar también otras actividades, sin necesidad de grandes desplazamientos. La idea es dejar de construir infraestructura para cruzar la ciudad o llegar a las zonas centrales, como prioridad, sino aprovechar los centros de los barrios para que cuenten con los espacios, los servicios y el transporte alternativo que reduzcan los desplazamientos. La mejor política de movilidad es la política de uso de suelo. Eso es lo que hará una ciudad más vivible y sustentable que, a su vez, potencializará una mejora en calidad de vida y el derecho a la ciudad de las personas.

Visita También
Close
Back to top button