Las protestas continúan en Minsk contra Lukashenko

Este domingo millares de personas, entre ellos trabajadores de fábricas tractores MTZ, hicieron un recorrido hacia Minsk, la capital de Bielorrusia, con banderas blancas y rojas que son los colores que representan a la oposición.

Antes de la llegada de los trabajadores, en el centro de la ciudad, otros miles ya ocupaban las calles y gritaban “libertad” y “Lukashenko al furgón policial” como parte de las consignas.

“La oposición espera repetir lo ocurrido el 16 de agosto, cuando organizó en las calles de Minsk la mayor manifestación de la historia del país, con 100 mil participantes, para denunciar la fraudulenta reelección a la presidencia de Lukashenko”, anunció la Agencia de Prensa Francesa (AFP por sus siglas en francés).

Por su parte, la lideresa de la oposición, Svetlana Tijanóvskaya, declaró: “Me siento muy orgullosa porque después de 26 años de miedo [los bielorrusos] están dispuestos a defender sus derechos”,

La líder también pidió a la oposición que continúen, ya que considera de suma importancia para reivindicar los derechos, agregó Tijanóvskaya, una ex profesora de inglés de 37 años que se ha refugiado en Vilna, capital de Lituania.

A pesar de que hasta ahora el presidente bielorruso se ha mantenido en su puesto por el apoyo que aún mantiene de los sectores militares, el policiaco y los servicios secretos, algunos de los aliados en medios de comunicación estatales y en empresas de orden público lo han dejado.

Este domingo, sus partidarios también prevén manifestaciones de apoyo.

El sábado, el presidente bielorruso visitó las unidades militares desplegadas en Grodno, cerca de la frontera polaca, donde denunció el movimiento de protesta, instigado “desde el exterior”. Además ordenó “medidas más estrictas para defender la integridad territorial de nuestro país”.

A su vez, el presidente afirmó que había registrado “importantes maniobras de las fuerzas de la OTAN cerca de las fronteras”, en los países de Polonia, Lituania, e informó que el conjunto de las fuerzas armadas bielorrusas ya fueron alertadas.

La OTAN, por su parte, desmintió las afirmaciones del presidente bielorruso.

Para Tijianovskava la decisión del presidente sólo es una “maniobra de distracción” para no advertir los verdaderos problemas.

El vecino país de Rusia expresó su apoyo a Lukashenko, pese a unas relaciones tensas entre Moscú y Minsk en los últimos meses, y advirtió contra cualquier forma de injerencia occidental.

A su vez, la Unión Europea considera aplicar sanciones contra el poder en Bielorrusia por el tema de la represión.

Visita También
Close
Back to top button