Hemos superado los 800 mil fallecimientos en el mundo por COVID-19

Si bien es cierto, la pandemia del COVID-19 tomó por sorpresa al mundo, ya que los contagios llagaron a todos los continentes, también lo es que esta ha sido una pandemia que ha sido la más difundida en la historia de la humanidad.

Nunca la humanidad había sido tan consciente de las características de un virus y los síntomas que representan. Ha sido una etapa de aprendizaje muy dolorosa. Las medidas de restricción para mitigar la propagación han sido dispuestas mundialmente y la información de la enfermedad llega a cualquier sitio del mundo. Ya hemos rebasado la cifra de 800,566 muertes en el mundo.

Según el balance oficial, actos como el del confinamiento o el uso de la mascarilla se han convertido en obligatorios en muchos países ante el virus. Hasta el momento ha matado a más de 800 mil personas y ha contagiado a 23 millones desde que surgió en China en diciembre de 2019.

En Francia, donde más de 4,500 casos de contagios se han dado a conocer en las últimas 24 horas la mascarilla se ha vuelto obligatoria en sectores de París y ciudades como Niza así como Toulouse y a partir de hoy en Lyon. Los rebrotes han sido noticia en los últimos días.

En Madrid, ahora se recomienda a la población confinarse en las zonas más afectadas por el coronavirus, cuando el número total de casos diagnosticados en España ha aumentado en más de 8 mil en 24 horas.

Pero la realidad parece estar lejos de ser una broma. Alemania superó los 2 mil nuevos casos en las últimas 24 horas, un cifra que no se alcanzaba desde finales de abril, durante el pico de la pandemia. “Es preocupante”, admitió el portavoz de la canciller Angela Merkel, Steffen Seibert.

Algo semejante sucedió en Inglaterra, ya que el confinamiento se endureció en la zona norte, la segunda ciudad más poblada del país, Birmingham, finalmente fue puesta bajo vigilancia por los rebrotes.

Y más allá de Europa, la situación también es preocupante. Corea del Sur, que fue considerado un ejemplo en la lucha contra la pandemia, registró más de 300 casos declarados en dos días consecutivos y anunció este sábado que aumentará las restricciones a partir de domingo.

“Estamos en una fase muy inestable que podría ser el principio de una segunda ola nacional”, estimó el ministro de Sanidad, Park Neung-hoo.

Hasta ahora una recomendación, a partir de este sábado la mascarilla será obligatoria en los transportes públicos en Dinamarca, que se enfrenta a un recrudecimiento de los focos y casos de contaminación.

En otro rincón del planeta, tras casi 100 días libre de COVID-19, la provincia argentina de Jujuy, limítrofe con Bolivia, sufre un aumento exponencial de casos que la tiene al borde del colapso sanitario. “La situación es crítica”, dijo a la AFP Sergio Barrera Ruiz, un médico de la zona.

“Esperamos acabar con esta pandemia en menos de dos años. Sobre todo, si logramos unir nuestros esfuerzos”, señaló el viernes el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Visita También
Close
Back to top button