El más torpe atentando contra la propiedad privada: otra más del Congreso de la Ciudad de México

La condición de posibilidad para el ejercicio de la libertad individual es la propiedad privada, esta premisa básica liberal es fundamental para el ejercicio, goce y disfrute de todas nuestras libertades. Sin propiedad no hay libertad.

El cambio de régimen en 2018 representó sin duda un cambio de aires en el manejo que se le venía dando al país en cuanto a la interferencia del Estado en la economía en cierto grado. Si bien es cierto que anterior a la “cuarta transformación” no existían a plenitud mercados libres como muchos decían, aún quedaban resquicios de algunas libertades en materia económica.

La llegada de López Obrador vino con un discurso bizantino y obsoleto donde el Estado tenía que intervenir más en la economía, o a la inversa, en donde el mercado libre, donde supuestamente nosotros vivíamos antes de la llegada de la “cuarta transformación”, tenía que ser intervenido por el apartado estatal. Ese discurso quedó plasmado en el mal logrado Plan Nacional de Desarrollo y en todos sus funcionarios, dejando de manera clara y contundente que su movimiento, iba a “mejorar” y crear todo lo que el mercado hace de manera descentralizada bajo el sistema de precios, ¿cómo?, aún no lo sabemos.

En ese momento, todos los funcionarios de la “cuarta transformación” tomaron línea bajo ese discurso anti mercado y anti propiedad privada, línea que llegó a los Diputados Locales de Morena del Congreso de la Ciudad de México, en donde tomó forma en una iniciativa de la Diputada Valentina Batres para reformar el Código Civil para el Distrito Federal en materia de arrendamiento. Esto, para que el Estado garantice a todos el derecho a la vivienda (cosa imposible y demagógica) y para que en tiempos de crisis o emergencias, así como en una situación de fuerza mayor, se podrá solicitar al arrendador cancelar el pago de la renta hasta nuevo aviso, lo cual atenta contra la propiedad privada y deja en un estado de indefensión al propietario de la vivienda. Esta propuesta por todo el escándalo que causó de cara a las elecciones en 2021 ya fue retirada.

Parece ser que este atentado contra la propiedad de los citadinos no bastó en el Congreso Local de Donceles, ya que una semana más tarde se presentó otra igual o peor de inquisitiva y regresiva, esta vez de la Diputada Leticia Estrada del mismo grupo mayoritario para reformar el artículo 17 de la Ley de Propiedad en Condominio de Inmuebles de la Ciudad de México. Lo anterior, bajo el cometido de que en los inmuebles sujetos a régimen condominial. se prohíba realizar todo tipo de actividad comercial e industrial. Aparte, y de manera textual, la propuesta menciona que las propiedades “por ningún motivo podrán ser destinadas a hospedaje de carácter temporal como la que ofrece la plataforma de AirBnB u otras modalidades semejantes (…)”.

La proponente de esta iniciativa parece que desconoce que toda ley debe de ser general, impersonal y abstracta. Por ende, las leyes no pueden señalar directamente a una persona física o moral como lo hace ella en su proyecto de decreto. Este error estulto y torpe evidencía de primera mano que no hay conocimientos básicos en derecho y que la técnica legislativa es nula. Además, desconoce cualquier fundamento mínimo en economía, ya que las plataformas digitales han logrado y permitido a empresarios descubrir nuevas formas menos costosas para satisfacer necesidades. En este caso, en plataformas de hospedaje y de transporte.

Mucha gente quiere rentar para vacacionar, más no comprar una casa al destino a donde se dirija, ya que eso representa un costo muy grande, casi imposible de cubrir. Por ello, la plataforma acerca aquellos que no puedan comprar una casa para vacacionar con aquellos que están dispuestos a rentar su morada a cambio de dinero, de manera que facilita transacciones voluntarias y reduce costos. Por lo tanto, oferentes y demandantes salen ganando.

La plataforma da en el clavo, pues reduce los costos de aquellos que no pueden comprar una casa para vacacionar y encuentran, gracias al servicio, una opción viable, temporal, menos costosa y más eficiente: una renta barata y accesible, ad hoc para el tiempo que la necesiten los demandantes. A esto se le conoce como reducción de costos de transacción, ya que AirBnB conecta a gente que solo quiere rentar, más no vender su propiedad con aquellos que no pueden comprar una casa para vacacionar, de manera que facilita que las personas puedan vacacionar a costos bajos.

La propuesta de la Diputada Leticia Estrada de Morena ha sido, quizás, la más torpe en años, ya que desconocía en la formulación de su proyecto de decreto conceptos básicos de derecho, de economía y de técnica legislativa. Además, representa un atentado fuertísimo contra la propiedad privada de todos los habitantes de la Ciudad de México.

Escuchar, conciliar y construir espacios de neutralidad partidaria son algunas expresiones de la vida parlamentaria que se han perdido poco a poco en lo que va de la “cuarta transformación”. Por el contrario, ocurrencias como esta, los atentados contra la propiedad y la sordera legislativa se han vuelto en el común denominador del Congreso. Esperemos que por el bien de todas y todos, estas propuestas que nacieron del discurso obsoleto del Presidente en favor del Estado y en contra de la propiedad privada no vuelvan a pasar nunca más.

La única condición de posibilidad para el desarrollo y crecimiento personal y económico es, sin duda, la propiedad privada.

Al tiempo.

Visita También
Close
Back to top button