Alfaro pide nuevo pacto fiscal

En compañía del presidente López Obrador, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro y el titular de la SEDENA, gral. Crescencio Sandoval desde la Base Aérea Militar número 5 en Zapopan, se dio lugar a la conferencia mañanera en la cual el presidente aseguró que Jalisco es sede de grupos de la delincuencia organizada. Alfaro escuchó completo el informe de seguridad del secretario de la Defensa Nacional en silencio y con muchos documentos para argumentar sus respuestas.

 A su vez, el titular de la SEDENA detalló que Jalisco ocupa el quinto lugar a nivel nacional en homicidio, pues desde el inicio de la administración y hasta mayo de este año se registraron 2 mil 802 casos de este delito. Destacó que en 14 municipios se concentra la incidencia delictiva, entre ellos nueve con mayor número de habitantes y cinco en donde hay presencia de todos los delitos:  Zapopan, San Pedro, Tlaquepaque, Guadalajara, Tonalá y Tlajomulco.  Mientras que el robo de combustible el 1.07 % del total del país, con cinco municipios con la mayor cantidad de tomas: Tlajomulco, Zapotlanejo, Tala, Zapopan y Atotonilco.

Hasta ese momento el gobernador no había tomado la palabra, se entonó y fuera de una actitud de conciliación, buscó mantener una postura aún firme, especialmente cuando se tocaron temas sensibles para el gobierno del estado, como la muerte de Giovanni López.

El episodio difícil sobre el asesinato de Giovanni López, el mandatario estatal aseveró que los mandos y elementos de la policía que estuvieron involucrados en la muerte del joven de 30 años, en Ixtlahuacán de los Membrillos, se encuentran detenidos, y declaró que se pidió a la Fiscalía General de la República (FGR) atraer el caso: “Fue un episodio difícil, un episodio en el que se puso en riesgo la estabilidad del estado”, declaró entre la inconformidad y el enojo. No dudó en responder de inmediato, incluso en el momento que lo confrontaron con el tema del endeudamiento público. Sin ambages, solicitó un nuevo pacto fiscal y afirmó que la presencia de López Obrador en el estado es una señal “clara para superar los momentos de tensión que se han vivido” y es oportuna para cerrar filas ante los problemas de la entidad. Propuso también salir de la crisis económica por coronavirus con un consenso con la Iniciativa Privada y un nuevo pacto fiscal, ya que aseveró que no se puede “reconstruir la economía sin ayuda de la Federación”. Fue su manera de solicitar la renovación de la entrega de los presupuestos públicos.

“Asumo la responsabilidad para corregir lo que yo he hecho mal. Tener diferencias no significa que seamos enemigos. Un mensaje sencillo y respetuoso, estoy aquí para poner sobre la mesa toda la voluntad para reconstruir la relación. Hoy más que nunca Jalisco necesita de su Presidente, darnos oportunidad para corregir el rumbo”, comentó, ya más conciliador.

El encuentro era una cosa esperada por los medios y por la clase política. La actuación de Alfaro no ha sido muy condescendiente con el gobierno federal, culpando a su partido, MORENA , de alterar el orden durante las protestas por la muerte de Giovanni López. A su vez, el gobierno federal ha señalado que Alfaro ha reprimido a la ciudadanía imponiéndole restricciones de movilidad, que el gobierno de López Obrador no ha permitido; el uso obligatorio, casi punitivo, del cubrebocas, por parte de la administración de Jalisco fue un detonante para la tragedia. Un trasfondo posible es el endeudamiento de Jalisco, que ha sido del orden de 33 mil millones de pesos, tan sólo en deuda pública, que tiene que ver con temas anteriores a la pandemia de coronavirus en un porcentaje alto de ese presupuesto.  La conferencia concluyó para luego dar pie a la inauguración de las instalaciones de la Guardia Nacional en Zapopan, Jalisco. 

Visita También
Close
Back to top button