Fatiga crónica en pacientes recuperados de COVID-19

Algunas personas que se han recuperado tras contagiarse de COVID-19 expresan que son víctimas del síndrome de fatiga crónica. Esta es una de las secuelas que deja en ciertas personas este virus que hoy en día se encuentra atacando al mundo. Los pacientes refieren que notan su presencia dos semanas después de que los síntomas del coronavirus comienzan a desaparecer.

El principal síntoma de este síndrome es el agotamiento y cansancio que sufren aquellas personas que lo padecen. Además, no todas las personas que se encuentran alrededor de los afectados aceptan que padezcan esta enfermedad. Esto, pues piensan que es algo que pueden controlar, lo que causa que los enfermos se sientan incomprendidos.

Es un cansancio extremo que no mejora con descanso ni con dormir, pues se ha hecho crónico. Entre los síntomas más comunes se encuentran el dolor, el exceso de sueño, poca claridad mental, problemas para recordar cosas y memoria.

De acuerdo a estudios hechos en Reino Unido, esta enfermedad también puede afectar el estado emocional y mental de los pacientes. Hasta ahora no hay algún tratamiento que resulte efectivo para los enfermos, sólo han intentado aliviar los síntomas que presentan.

Otros enfermos han manifestado que sienten mareos e insomnio, además de pérdida muscular y falta de aire constante. Esto ha causado que algunas personas deban estar internadas y su recuperación sea aún más lenta.

Estudios señalan que aquellos que han desarrollado el virus de manera más agresiva tienen una posibilidad mayor de desarrollar este síndrome. Algunas teorías expresan que puede ser causado después de contraer una fuerte infección viral. Además, según los estudios que se han realizados, las mujeres tienen cuatro veces más posibilidades de desarrollarla que los hombres.

Visita También
Close
Back to top button