Desde 2013 México cayó 21 lugares en el ranking de competitividad

En el año 2013 México se veía como un país competitivo, confiable y de una estructura económica muy fuerte. Hoy en día la realidad ha cambiado, ya que no se nos concibe internacionalmente como un país competitivo. Esto debido al constante debilitamiento y estancamiento en el desempeño económico, así como las repercusiones económicas que está dejando la pandemia del COVID-19.

El debilitamiento constante de la producción en nuestro país sólo ha dejado como estrago que nuestra economía siga cayendo en el ranking de competitividad del IMD Business School. Pero esta característica no es propia de este sexenio, ya que desde periodos anteriores nuestro país se ha ido desplazando rápidamente hacia posiciones menos honrosas.

El ranking consta del análisis de 20 indicadores a través de 4 aspectos principales. El primero de ellos es el desempeño económico, el segundo la eficiencia con la que cuenta el gobierno, el tercero y cuarto son la eficiencia con la que cuentan los negocios y la infraestructura. Además de este análisis, la misma institución realiza una encuesta de opinión a ejecutivos de distintas empresas sobre los 5 aspectos que consideran son los más atractivos de su economía.

El análisis es claro acerca de la caída en las posiciones, pero también se expuso que México puede salir fortalecido de la crisis si este se focaliza en dar sustento a la promoción del emprendimiento, así como al de la innovación. Con esto se generaría un continuo apoyo a las micro, pequeñas y grandes empresas, que son las que generan el mayor porcentaje de empleo en nuestro país.

A su vez, uno de los pilares claves para que México vuelva a recuperar un puesto similar al que tenía antes es la educación y capacitación a los empleados, así como también la construcción de una base más sólida en cuanto a la educación que brinda. Lo anterior, dado a que nos tenemos que ir preparando para los desafíos de innovación que se vayan presentando en las distintas áreas. Esta anotación resalta ya que nos encontramos en una situación donde los factores, como lo son la infraestructura básica, tecnológica, científica, de salud y educativa, se encuentra en promedios demasiado bajos.

Nuestro país se mantiene y se mantendrá a la baja en posiciones si no hace los cambios pertinentes en su economía. Se ve muy complicado que lleguemos a tener la fortaleza en nuestra estructura económica para alcanzar el top 3 de este ranking en el que se encuentran países como Singapur, Dinamarca y Suecia.

Back to top button