Se pierden 8 empleos por minuto: Coparmex

“La peor lucha es la que no se hace.”
-Karl Marx

El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en Hidalgo, Ricardo Rivera Barquín, declaró que la situación en la que nos encontramos es tan grave que cada minuto que pasa se están perdiendo ocho empleos dentro del país. Esta reducción del personal laboral en todos los sectores de la economía es sólo un resultado de lo que ha empezado a dejar el COVID-19, declaró, presentando una postura muy fuerte en cuanto que el gobierno tiene la responsabilidad y la posibilidad para subsidiar una parte de los salarios de los 19.9 millones de trabajadores que se encuentran dentro de un esquema formal de trabajo y que están afiliados al IMSS.

El proyecto denominado como Salarios Solidarios que dio a conocer la Confederación da una alternativa clara para poder solucionar la crisis a nivel laboral que se está desarrollando en nuestro país como consecuencia de la propagación del COVID-19. La presentación de cómo denominan a su proyecto impacta, pero a la vez da unas expectativas muy altas y es que este proyecto también lo nombraron como “una vacuna contra el desempleo”, lo cual en estos instantes tan difíciles en los que está nuestra economía, pareciese la vacuna que necesitamos para que el desplome de nuestro producto y el aumento del desempleo no se sigan profundizando en nuestra nación.

La propuesta consiste en que el gobierno le debe de dar un subsidio de hasta el 50% al salario de los trabajadores, mientras que la empresa cubra la parte restante, esta metodología se aplicaría a los trabajadores que ganen de 1 a 3 salarios mínimos y que en total son 13.4 millones afiliados al IMSS. El subsidio se iría reduciendo conforme los salarios mínimos vayan aumentando, por ejemplo, los trabajadores que ganen de entre 4 y 10 salarios mínimos y que conforma un cúmulo de trabajadores de 5.3 millones, tendrían una asignación menor del subsidio. Finalmente, los que ganen más de 10 salarios mínimos recibirán una proporción menor por parte del gobierno, pero estos trabajadores también deberán de aceptar una reducción en sus salarios.

Rivera Barquín también aclaró que la duración del proyecto sólo tendría una extensión de tres meses, en la cual el gobierno, a través de esta ayuda en forma de subsidios, pueda liberar de un cierto peso a la empresas que hoy en día están pasando por una baja en sus ventas, así el gobierno fungiría un papel de salvador si decide que aportar 95 mil millones de pesos, que representan el 1.2 por ciento del Producto Interno Bruto de nuestra economía, valen la pena para estabilizar a nuestro país y evitar que los efectos adversos que hemos vivido se sigan multiplicando.

El país está en una situación crítica en la que, de no hacer nada, la predicción de caída del producto de cerca del 8% de nuestro PIB podría agravarse o incluso alargarse. Por eso, hoy más que nunca, debe empezar a tomar medidas que ayuden a la mayoría de las familias y empresas, en lugar de seguir con proyectos ambiciosos, que si bien son benéficos para el país, no son de materia prioritaria en estos momentos de incertidumbre.

Back to top button