Según el New York Times, México ignora la ola de muertes por coronavirus en la capital

Un análisis del Times muestra que han muerto tres veces más personas por COVID-19 en la Ciudad de México que las que las estadísticas federales exponen en sus conferencias.

Con una imagen de un paciente que es transportado desde el triaje al centro de tratamiento en el Hospital General de México en la Ciudad de México del jueves 7 de mayo, el reportero Azam Ahmed escribe que el gobierno mexicano no informa cientos, posiblemente miles, de muertes por el coronavirus en la Ciudad de México, despidiendo a funcionarios ansiosos que han contado más de tres veces más muertes en la capital de lo que el gobierno reconoce públicamente, según funcionarios.  Según el artículo, estas tensiones han llegado a un punto crítico en las últimas semanas en la Ciudad de México alertando al gobierno federal de las muertes en repetidas ocasiones, con la esperanza de que se haga público el verdadero número de víctimas del virus en la ciudad más grande del país.

Pero eso no ha sucedido. Los médicos en hospitales saturados en la Ciudad de México dicen que la realidad de la epidemia se está ocultando en el país. En algunos hospitales, los pacientes yacen en el suelo, extendidos sobre colchones. Las personas mayores están apoyadas en sillas de metal porque no hay suficientes camas, mientras que los pacientes son rechazados para buscar espacio en hospitales no aptos en la especialidad. Muchos mueren mientras buscan dónde los atiendan, dijeron varios médicos. “Es como si los médicos viviéramos en dos mundos diferentes”, dijo la Dra. Giovanna Ávila, que trabaja en el Hospital de Especialidades Belisario Domínguez. “Uno está dentro del hospital con pacientes muriendo todo el tiempo. Y la otra es cuando salimos a las calles y vemos gente caminando, sin saber lo que está sucediendo y lo grave que es realmente la situación”.

Los funcionarios de la Ciudad de México han tabulado más de 2,500 muertes por el virus y enfermedades respiratorias graves que los médicos sospechan que están relacionadas con COVID-19, según muestran los datos revisados por The Times. Sin embargo, el gobierno federal informa sobre unos 700 en el área, que incluye la Ciudad de México y los municipios en sus alrededores.

A nivel nacional, el gobierno federal ha informado de unas 3,000 muertes confirmadas por el virus, más casi 250 sospechosos de estar relacionados, en un país de más de 120 millones de personas. Pero los expertos dicen que México sólo tiene un sentido mínimo de la escala real de la epidemia porque está probando a muy pocas personas.

Solo 0,4 de cada 1,000 personas en México se hacen la prueba del virus, con mucho, la más baja de las docenas de naciones en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, que promedian unas 23 pruebas por cada 1,000 personas.

El gobierno dice que a México le ha ido mejor que a muchos de los países más grandes del mundo y el lunes su Subsecretario de Salud estimó que la cifra final de muertos sería de alrededor de 6 mil personas.

“Hemos aplanado la curva”, dijo esta semana Hugo López-Gatell, el funcionario de salud que se ha convertido en el rostro de la respuesta del país.

Pero el gobierno no respondió a las preguntas sobre las muertes en la Ciudad de México. También, negó las repetidas solicitudes de The Times en el transcurso de tres semanas para identificar todas las muertes relacionadas con enfermedades respiratorias desde enero, diciendo que los datos estaban incompletos.

Un ex secretario de salud, José Narro Robles, acusó al Dr. López-Gatell de mentirle a la gente de México. Y algunos gobiernos estatales están comenzando a sacar conclusiones similares: que, al igual que la Ciudad de México, los datos presentados por el gobierno no reflejan la realidad.

Los recuentos oficiales en muchos países han subestimado el número de muertes durante la pandemia, especialmente cuando las pruebas limitadas han impedido que se diagnostique el virus, según una revisión del Times de datos de mortalidad. En Ecuador, seis veces más personas han muerto de lo que reflejan las cifras oficiales, según muestran los datos. En Italia, el aumento general de muertes en marzo fue casi el doble de los recuentos oficiales.

En la Ciudad de México, las dudas comenzaron hace un mes, cuando la alcaldesa de la ciudad, Claudia Sheinbaum, comenzó a sospechar que los datos federales y los modelos sobre la epidemia eran defectuosos, según tres personas con conocimiento del asunto.

Ella ya había ordenado a su personal que llamara a todos los hospitales públicos en el área de la Ciudad de México para preguntar sobre todas las muertes confirmadas y sospechosas de COVID-19, dijeron las personas. En la última semana, ese esfuerzo encontró que las muertes fueron más de tres veces las reportadas por el gobierno federal.

Los desacuerdos han tenido lugar en gran medida detrás de escena, ya que Sheinbaum, quien se negó a comentar para este artículo, se ha mostrado reacia a exhibir públicamente al presidente Andrés Manuel López Obrador, su aliado político. La ciudad y el gobierno federal continúan trabajando juntos en varios frentes, ya que se incluye la obtención de ventiladores.

Visita También
Close
Back to top button