Ya son más de 30 millones de desempleados en Estados Unidos

Parece que las consecuencias económicas que está sufriendo la economía más grande del mundo representan una dura caída en cuanto a su producto y también su empleo. El aumento en el desempleo que está teniendo lugar en la economía estadunidense ha presentado cada semana cifras que preocuparían a cualquier persona que se dispusiera a analizarlas.

Solamente a finales de abril ya eran otras 3.8 millones de personas quienes solicitaban una compensación por desempleo, dando un total de 30.3 millones de personas dentro del país quienes han solicitado percibir este apoyo. Hay que recordar que desde que empezó la pandemia del coronavirus, los estragos en la economía de los Estados Unidos no paran y según reportes del Departamento de Trabajo, las solicitudes seguirán aumentan mientras se vaya acentuando la crisis en el país.

Panorama Estadounidense

A pesar de las medidas que ha tomado el presidente Donald Trump para impulsar la economía, los esfuerzos han sido todavía insuficientes y es que las solicitudes de desempleo se volvieron más recurrentes a pesar de que las medidas ya estaban siendo aplicadas. Al parecer, reabrir algunos negocios y dar algunos estímulos monetarios no ha resultado tener un gran efecto para contener esta recesión. También, se debe esperar a ver cómo evoluciona esta pandemia y los resultados de las medidas adoptadas.

Este miércoles, el gobierno de este país anunció que la economía había caído un 4.8% en el primer trimestre de este año y la reducción todavía se ve proyectada a niveles más bajos para los trimestres seguidos. La situación es tan delicada que se ha dicho que la recesión que se presentará no se puede comparar con ninguna vivida en los años recientes.

Los niveles de pérdida que ha vivido Estados Unidos estos meses se pueden sentir en la realidad cuando se indica que 1 de cada 6 personas que laboran en el país perdieron su empleo a causa de esta pandemia. Sumando a este análisis, se debe de ver que los logros que se habían conseguido para recuperar a la economía después de la crisis del año 2008 han quedado totalmente neutralizados y es que con el desempleo que se ha vivido estas semanas, los empleos que se crearon desde el 2008 han quedado eliminados en cuanto a proporción.

Respuesta de las empresas y gobierno

La respuesta de las empresas ha sido muy diferente. Por un lado, algunas compañías decidieron despedir a la mayoría de sus empleados a mediados de marzo mientras los signos de la pandemia se iban haciendo cada vez más evidentes. Por el otro, algunas compañías decidieron seguirle pagando a sus trabajadores mientras la compañía pudiera seguir soportando esta retribución. A pesar de que muchas de ellas ya no se encontraban en las condiciones ideales para realizar este pago, decidieron que lo mejor para ayudar a la economía y sus empleados fuera no realizar despidos masivos.

Ante esta situación tan alarmante, el Congreso de los Estados Unidos decidido que la compensación que se les pagaba a los desempleados se debía ampliar, dando un pago de $600 dólares semanales durante cuatro meses. Esta ampliación nace del paquete de ayuda por el coronavirus (‘Coronavirus Aid, Relief, and Economic Security Act” o Ley CARES). En este paquete se establece una ayuda económica respaldada por $250,000 millones de dólares extraída de los fondos federales, este monto se dará para completar la suma de $600 dólares que da cada estado asigne a las personas que reúnan los requisitos y la soliciten.

Hoy, las medidas de reabrir la economía estadunidense se sienten dispersas por los discursos y posición que ha tomado cada uno de los gobernadores. Y es que mientras algunas actividades económicas al día hoy parecen imposibles de funcionar mientras exista la pandemia, hay otras que teniendo las medidas de sana distancia, el correcto equipamiento y las prácticas de higiene adecuadas podrían funcionar mientras se vive esta situación.

Back to top button