Coronavirus: crisis económica segura para unos, oportunidad ventajosa para otros

Hay una constante en diferentes países del mundo, principalmente en América Latina y beneficiados por el BM y el FMI, el cual no alienta a querer salir adelante. En LeMexico le llevamos el ranking de fortaleza financiera sobre la respuesta de economías mundiales emergentes ante el coronavirus que hace The Economist, situando a México en el lugar número 28 de 66 que destaca cuatro rubros: deuda pública, deuda externa, costo del endeudamiento y cubierta económica de reserva, situándolos entre más fuerte y más débil. Hay una diferencia notable con respecto a economías de primer mundo partidarias directamente del MB y el FMI. Está una reveladora verdad, rumores de unos, realidad de otros: la economía no se siente igual en todo México.

Quienes aprovechan la situación

En México, hace unas semanas los empresarios plañían por el derrumbe de sus empresas, no de sus finanzas personales. Esto, pues sólo doce de ellos acumulan 103 mil millones de dólares, mientras otro sector menos favorecido plugue para llevar pan a la mesa diario. Retomando las palabras del presidente de El Salvador en su mensaje de rescate a su pueblo: “(…) ustedes (dirigiéndose a los empresarios) podrían vivir doce vidas”, hay una virtud que ellos ya han visto y quieren aprovechar otra vez. Según Stacy Herbert, de Keizer Report, el efecto -Cantillon- “que se da cuando la emisión de moneda beneficia primero a los que están próximos a quien la emite” y añade con fervor: “(…) Y cuanto más nos alejamos del eje de la emisión de moneda, más impera la carga de la deuda (…)” y justo ellos quieren hacer valer su derecho a ser “rescatados” primero.

El izquierdista Fafhoo en México retomó una analogía muy famosa con toda la carga nacionalista que se necesita en este tiempo: “No regales pescado a los ricos en tiempos de crisis, mejor enséñales a pescar. Y también a pagar impuestos…”, atestando un puntapié en los intereses económicos de unos cuantos.

Hay un engaño generalizado hoy día: la gente parece haber asumido que hay millones de personas que han perdido sus trabajos y que la situación impactará materialmente en las fortunas de la economía en su totalidad, la primera mitad de esta idea es cierta, pero a la segunda Max Keizer, compañero de Stacy Herbert en Keizer Report, afirma dolientemente “(…) no es cierto, porque, en realidad, sólo afectará a los siervos y a los campesinos del sistema”. Junto con el reconocido Analista Geopolítico Nick Giambruno sopesan que lo que aguarda a los mercados emergentes en este derrumbe inducido por la pandemia es un golpe directo y en seco a la economía de la clase obrera trabajadora, pues lo que los empresarios reclaman es inversión, sus trabajadores, sustento para sus familias.

Back to top button