Oportuno movimiento en esta crisis de China con el petróleo

Con la caída de precios de combustible, China tuvo una oportunidad y no la desaprovechó. Esto podría postergar los planes del país para ser autosuficiente en el campo energético según Max Petrov, de Wood Mackenzie.

China es el país que más energía consume en el mundo y este movimiento financiero atrajo la atención de los analistas. Sus importaciones subieron 4.5% en marzo respecto a hace un año a pesar de que su economía se vio paralizada y en situación de riesgo por la pandemia de coronavirus.

Aunque esta caída de precios afectó a los países productores y posiblemente merme los planes de desarrollar la industria nacional, Beijing no perdió la oportunidad de aumentar la reserva estratégica de petróleo y sus importadoras enviaron 84 buques para Arabia Saudita con capacidad de 2 millones de barriles de crudo cada uno, indicó la Asociación de la Industria Naviera de China. “La empresa estatal PetroChina, el principal productor de Asia, probablemente se quede sin sumas importantes de dinero, PetroChina (PC) tendrá que decidir si imita a los productores occidentales y reduce las inversiones en pozos nuevos”, opinó Petrov.

El Ministro de Energía de China indicó que tienen reservas para 80 días de consumo, oficialmente se admiten 385 millones, pero planean llegar a los 500 o 600 millones de barriles. La comisión de PetroChina insiste que fue una oportunidad única que no pudieron haber dejado pasar. El problema ahora es tener lugar suficiente para almacenar los barriles indicó Lei Sun de Wood Mackenzie.

La importación de petróleo es la mitad del consumo en el país provenientes de Medio Oriente, Rusia, Sudeste Asiático y África. El PC quiere reducir esa dependencia porque es un riesgo para la seguridad en la nación y asegura que están invirtiendo grandes sumas en el desarrollo de energía hidroeléctrica eólica y solar.

Back to top button