Estrategia económica en El Salvador

“Hay también algunos empresarios que están preocupados porque van a ser un 10, un 15, un 20 % menos ricos. Miren, créanme, ustedes tienen dinero para vivir diez vidas, veinte vidas, es decir, no va a vivir suficiente para acabárselo (…) que si pierden el 20 % de su capital, denle gracias a Dios por su otro 80 %, hay gente que no tiene qué comer hoy en la noche”, estas fueron las palabras, duras y consistentes, dirigidas a los empresarios.

Algunas de las 30 medidas económicas son la suspensión de todo servicio que brinde el gobierno durante tres meses (luz, agua, predio). También, se posterga el mismo tiempo todo crédito obtenido hasta el momento, se congela el crédito hipotecario, capital de trabajo, personales o emprendimiento, suspensión de alquileres y todo esto se reestructurará sin interés o mora alguna en el tiempo que se había pactado. Esto aplica sólo a microempresas y pequeñas empresas, personas que fueron enviados a la casa sin sueldo por sus empresas, personas con pequeños comercios y contagiados.

También afirmó: “aquí habrá mucho dinero fluyendo, decenas de millones de dólares para apoyar las medidas, hacer estudios, compras internacionales, apoyo, construcción de hospital, contratar personal (…)” y sentenció: “aquí no va a pasar un Taiwán dos, que se robaron el dinero que iba a las donaciones, el que me toque un sólo centavo yo mismo lo voy a meter preso, aquí está el comisionado de la CICIES, quién asignará 60 auditores para revisar todos los gastos de esta emergencia (…)”.

Pidió dos cosas a su gabinete: endurecer y ser estrictos en la aplicación de la ley y controlar los precios de la canasta básica. Advirtió también a los empresarios a no subir precios, de lo contrario “cerraremos sus negocios y decomisaremos la mercadería con la que querían estafar a nuestro pueblo”.

Debido a la crisis mundial, el presidente dio un mensaje completo y emotivo: “algunos perderán algo que les sobra, otros algo que les falta”, y pidió un pequeño sacrificio. El Mandatario terminó citando a la comunidad médica española: “la única cura hoy día ante esto es la solidaridad”.

Visita También
Close
Back to top button