La gente pobre lucha por sobrevivir a la cuarentena por pandemia del coronavirus

He visto influencers, artistas y políticos llamando a no ser irresponsables y quedarse en casa. Lo que esta gente no entiende es que en México la actividad productiva no puede parar. Hay gente que vive al día, que no puede hacer compras de pánico y resguardarse en casa a seguir la paranoia y ver Netflix. ¡Caray, hay gente que ni siquiera casa tiene!

Lo peor es que el gobierno de nuestro país ha estado informando todos los días sobre las medidas y el avance de la pandemia del coronavirus. Aún así, la gente sigue cayendo en la desinformación. La gente que nos rodea, sobre todo la gente rica o de clase alta, ha demostrado ser egoísta e inconsciente. Romantizar la cuarentena es un privilegio de clase.

Sin embargo, si alguien tiene la opción del trabajo remoto que la tome y hago buen uso de ella. Asimismo, brindar apoyo y consumiendo en negocios locales, lo que podría lograr disminuir el impacto económico en el país.

También, habría que reconocer el que algunos mexicanos considerarán (o consideran) la cuarentena como “periodo vacacional” en esta fase de aislamiento, pues aprovecharán para ir de viaje o salir de sus hogares con el riesgo de contraer el virus.

Estoy de acuerdo con la crítica y la autocrítica, me encanta ver que la gente se involucra con lo que está pasando. El error radica en la deformación del mensaje central y nos estamos convirtiendo en verdugos morales. Tomar consciencia está bien; exigir responsabilidad social, indudable; cuestionar los discursos, incluso en redes sociales, excelente; pero el cómo es lo que deberíamos revisar y replantear.

Estamos hablando de cuidarnos entre nosotros, de ser empáticos, de construir nuevas dinámicas y nuevos discursos desde la comprensión y la razón. Crear conciencia y fomentar la actitud crítica, comprometidos con el rol y desempeño que les (y nos) corresponde a cada uno.

Visita También
Close
Back to top button